Las denuncias por la ley antitabaco caen a la mitad pero siguen sin tramitarse

Los ciudadanos vascos presentaron en 2012, 62 denuncias por incumplimiento de la ley antitabaco, frente a las 101 registradas en 2006

Los ciudadanos vascos presentaron en el año que acaba de terminar 62 denuncias por incumplimiento de la ley antitabaco, frente a las 101 registradas en 2006. La consejería de Vivienda y Asuntos Sociales, de la que depende Drogodependencias, achaca esta reducción -que se aproxima a la mitad- a que «la sociedad empieza a estar madura para autorregularse». Otra explicación puede encontrarse en el hecho de que los ciudadanos prefieran ahorrarse esfuerzos al comprobar que, dos años después de la entrada en vigor de la norma, esas 163 denuncias siguen acumulando polvo, sin tramitarse, archivadas en los ayuntamientos o en el Gobierno vasco, confirmando la impunidad con la que cualquiera puede saltarse la ley.

La consejería de Javier Madrazo ha mantenido en los últimos meses reuniones con Eudel, la asociación de municipios vascos, para ver cómo se asumen las competencias que corresponden a cada institución según el informe elaborado por los juristas del Gobierno vasco, hecho público en febrero de 2006. Hoy, las cosas siguen como estaban: las comisarías toman nota de las denuncias y las envían al Gobierno vasco, quien a su vez las remite a los ayuntamientos, encargados, según el citado informe, de tramitarlas y sancionarlas. La mayoría se quedan allí archivadas a la espera de que de una vez por todas se definan las actuaciones. Ha habido también otros ayuntamientos que, incluso, las han devuelto de nuevo al Ejecutivo.

Reunión «definitiva»

La consejería, sin embargo, informa de que antes de que acabe el mes está prevista una reunión con Eudel que podría ser «la definitiva» para encontrar solución.

Según datos oficiales, de las 163 denuncias acumuladas desde el 1 de enero de 2006, 109 pertenecen a Vizcaya, 33 a Guipúzcoa y 19 a Álava. 130 hacen referencia al sector hostelero y centros comerciales, y el resto, a aeropuertos, lugares de trabajo (en concreto, diez denuncias), educativos, recreativos... Las quejas se dividen entre las que denuncian que se fuma en lugares donde está prohibido (116) o que no se han delimitado las zonas impuestas por ley (46), y las que hablan de inexistencia o mala ubicación de letreros (45). Sí han desaparecido este año las quejas por la irregular colocación de la máquina expendedora en los bares.