Países anti-tabaco disminuyeron en 16% las hospitalizaciones por accidente cerebrovascular

16% menos de hospitalizaciones por accidente cerebrovascular y 15% menos por infarto de miocardio en países que restringieron el uso del tabaco en lugares públicos

Las cifras hablan por sí solas: 16% menos de hospitalizaciones por accidente cerebrovascular y 15% menos por infarto de  miocardio en países que restringieron el uso del tabaco en lugares públicos.

Estos índices fueron obtenidos tras revisar datos de 45 estudios que cubrían 33 legislaciones antitabaco, tanto locales como estatales, en diferentes lugares del mundo, como Estados Unidos, Uruguay, Nueva Zelanda o Alemania, comparando la incidencia de ictus, infarto al miocardio, enfermedades respiratorias y otros problemas, y fueron publicados en la revista Circulation.

“La conclusión es clara: mientras más restrictiva es la legislación, mayor el beneficio para la salud de no fumadores y de las personas que trabajan en restaurantes, bares y casinos”, indica el doctor Albrecht Kramer, cirujano vascular y endovascular de la Universidad Católica.

En efecto, el tabaco es el principal factor de riesgo de accidente cerebrovascular y de infarto al miocardio. Es así porque el tabaco facilita el desarrollo de ateroesclerosis lo cual deteriora las paredes internas de las arterias por el depósito de grasas y colesterol. Cuando esto sucede, se obstruye el flujo hacia el cerebro o el corazón, produciendo un “ataque” (infarto), que puede terminar con la vida del paciente o dejar graves y permanentes secuelas.

“Existen factores de riesgo de accidente cerebrovascular que no son modificables: edad avanzada, diabetes o la hipertensión arterial de origen genético. Pero el tabaquismo sí es modificable, por lo que si eliminamos este factor de riesgo, claramente tendremos un impacto positivo en la salud de la población”, indica Albrecht Krämer.

Fuente: Vida nutrida

COMENTARIO. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico. SEMERGEN. CNPT

Este artículo muestra de forma clara que el consumo de tabaco es un factor de riesgo cardiovascular modificable, y que en muchas ocasiones no abordamos de forma clara. La enfermedad cardiovascular sigue siendo la primera causa de muerte en nuestro país. Por un lado la legislación vigente en materia de tabaquismo en España, ayuda a la protección del no fumador, evitando el tabaquismo pasivo, y además estimula a que el fumador abandone el consumo de tabaco. Por otro lado los profesionales de la salud de Atención Primaria, debemos hacer un gran esfuerzo para abordar el consumo de tabaco como factor de riesgo cardiovascular, de la misma forma que abordamos otros factores, como la hipertensión, la diabetes o la hipercolesterolemia. De esta forma en un corto espacio de tiempo veremos como la morbimortalidad en España disminuye ostensiblemente.