Las muertes causadas por el tabaco son un obstáculo para el desarrollo mundial

Las muertes causadas por el tabaco son un obstáculo fundamental para el desarrollo mundial, según han expuesto líderes mundiales

Las muertes causadas por el tabaco son un obstáculo fundamental para el desarrollo mundial, según han expuesto líderes mundiales reunidos en la Universidad de Harvard (Estados Unidos) con motivo de la 'Governance of Tobacco in the 21st Century'.

Entre las conclusiones del encuentro, en el que participaron representantes de la Unión Europea, Unión Africana y la Organización Mundial de la Salud, destaca que las agencias de Naciones Unidas así como otros organismos internacionales deberían controlar esta cuestión.

Además de que los funcionarios deberían llevar a cabo políticas para proteger la salud y reducir el consumo de los ciudadanos así como disminuir la tasa de consumo de tabaco por lo menos un cinco por ciento para 2048.

"La única entidad en el mundo de beneficiarse en el caso de que el consumo de tabaco se transmita de generación en generación será la industria del tabaco", ha señalado el director de Control del Tabaco en la 'Harvard School of Public Health', Gregory Connolly.

"Todas las demás industrias que producen buenos productos y servicios van a sufrir, no se benefician. También las economías de los países pobres y sus ciudadanos, en el caso de que el tabaquismo no se extinga. Esta reunión ha sido un paso histórico para la historia del tabaquismo global", ha dicho.
Por su parte, el doctor Douglas Webb, procedente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo ha advertido de que "el consumo de tabaco es una amenaza importante para la salud y el desarrollo humano".

Y es que, tal y como se puso de manifiesto durante el encuentro, a menos que haya un esfuerzo internacional, el tabaquismo que se ha cobrado 100 millones de vidas en los países desarrollados, se cobrará mil millones más en estas regiones.

Fuente: EuropaPress

COMENTARIO. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico. SEMERGEN. CNPT

Efectivamente y como era de esperar, debe pesar mucho más la salud que la economía de los gobiernos, pues a pesar de que se recauden miles de millones por los impuestos que se generan por el consumo de tabaco, los países se gastan más en las enfermedades y en el sobre coste social. Por ello es muy importante que se realicen reuniones a nivel mundial, para explicar esta cuestión a los dirigentes políticos de las naciones. El consumo de tabaco, dicen los economistas, no es un buen negocio para las naciones. La única industria que se beneficia con claridad en este asunto, es la industria del tabaco, pese a que es un negocio legal, se enriquece provocando enfermedad y muerte a nivel mundial. Como se dice en la parte final de este artículo, si no se pone remedio, en el siglo XXI, se generarán mil millones de muertes, por el consumo de tabaco