Las parejas fumadoras tienen menos probabilidades de gestar, tanto de forma natural, como mediante reproducción asistida

La evidencia acumulada de varios estudios realizados sobre parejas que buscan descendencia desvela que el consumo de tabaco retrasa considerablemente el tiempo de concepción

La evidencia acumulada de varios estudios realizados sobre parejas que buscan descendencia desvela que el consumo de tabaco retrasa considerablemente el tiempo de concepción. Así, en el caso de las parejas que, por razones de infertilidad, se someten a un tratamiento de fecundación «in vitro», requieren el doble de intentos, dosis más altas de gonadotrofinas para estimular los ovarios, un número de ovocitos menor, ciclos cancelados y tasas bajas de implantación embrionaria.

Así lo explica el doctor Miguel Ángel Vincenti, ginecólogo especialista en reproducción asistida del hospital Quirón Torrevieja, quien aclara en este sentido que el consumo de tabaco produce una menor concentración de antioxidantes en la sangre produciendo un efecto antiestrogénico con niveles alterados de las hormonas esteroideas y sus metabolitos. Las hormonas que regulan todo el proceso de la reproducción y que se ven
alteradas por la toxicidad de la nicotina alteran la fertilidad.

Al respecto, añade que si tenemos en cuenta que la edad ideal de la mujer para concebir un embarazo está entre los veinte y treinta años, y que el descenso de la fertilidad se agudiza a partir de los 35, el consumo de tabaco afectaría aún más a la probabilidad de gestar tanto de forma natural como con técnicas de reproducción asistida.

Se ha valorado toxicidad del tabaco en el aparato genital femenino, tanto en forma experimental (animales de laboratorio) como en estudios clínicos, donde se han hallado varias toxinas en el fluido folicular de las fumadoras que provocan el adelanto de la menopausia de cuatro años debido a un aumento de la atresia folicular, es decir, la pérdida de óvulos se hace de forma más acelerada. Al comparar en estudios a grupos de pacientes fumadoras y no fumadoras, las primeras tardan más tiempo en concebir y el predominio de infertilidad es mayor.
Con respecto al efecto del tabaco sobre la fertilidad masculina, se han realizado estudios comparativos de semen en fumadores y no fumadores, encontrando una diferencia sustancial entre ambos en lo que se refiere a motilidad, concentración y morfología con disminución de la capacidad reproductiva en los fumadores.

Según el doctor Vincenti, el tabaco provoca problemas de salud muy graves y conocidos como el cáncer de pulmón y las enfermedades broncopulmonares o cardiovasculares y otros, que se están dando a conocer en los últimos años, como la infertilidad, aborto espontáneo, embarazo ectópico, recién nacidos de bajo peso al nacer, parto prematuro o menopausia precoz. «Por ello debemos desalentar el consumo de tabaco y ayudar a la no exposición al humo tanto a hombres como a mujeres».
Se estima que cada año casi 13.000 valencianos fallecen por causas relacionadas con el tabaquismo, según datos del Ministerio de Sanidad.

Además, fumar se relaciona directamente con más de 25 enfermedades y es la principal causa del treinta por ciento de todos los cánceres. Porque fumar cigarrillos produce cáncer de pulmón, de laringe o de vejiga, entre otros. También es causa de bronquitis crónica y enfisema, de enfermedad cardiovascular y de cardiopatía coronaria. «Si eres mujer, te puede perjudicar a ti y, en el caso de que estés embarazada, también a tu hijo».

COMENTARIO. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico. SEMERGEN. CNPT

La revisión de estudios sobre la fertilidad en parejas que son fumadores es muy interesante. En nuestras consultas de atención primaria con frecuencia asisten mujeres mayores de 35 años que no se quedan embarazadas. Es muy importante indagar sobre el estilo de vida saludable de la pareja. Con frecuencia se olvida preguntar sobre el consumo de tabaco en relación a la fertilidad. Hay que explicar con claridad que la probabilidad de que una mujer se quede embarazada es menor, tanto  si fuma ella como si fuma su pareja. Además se debe aprovechar e insistir en que una vez que se quede embarazada la mujer gestante debe seguir sin fumar para que el feto se desarrolle con normalidad y evitar problemas obstétricos como se mencionan en el artículo.