El CNPT ve indignante que el presidente de Cantabria convoque una “cumbre” autonómica contra la directiva europea de tabaco en instalaciones de Altadis

La OMS ya ha advertido de la interferencia de la industria tabaquera en la política

Los profesionales sanitarios españoles agrupados en el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), del que forman parte más de 30 sociedades científicas y asociaciones del sector, no salen de su asombro tras conocer que el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha convocado una “cumbre” autonómica para el 17 de mayo contra la directiva europea sobre el tabaco en dependencias de la tabacalera Altadis.

Los profesionales sanitarios y otras asociaciones que conforman el CNPT consideran “una aberración y una obscena confluencia de intereses económicos y políticos” que Diego no haya tenido inconveniente en hacer público el lugar exacto el encuentro (las instalaciones de Altadis en la localidad cántabra de Entrambasaguas), al que han ya han confirmado su presencia los presidentes de las comunidades autónomas de La Rioja (Pedro Sanz), Canarias (Paulino Rivero), Extremadura (José Antonio Monago) y Navarra (Yolanda Barcina) y está invitado también el presidente de Andalucía (José Antonio Griñán).

Según ha trascendido, el objetivo de este encuentro es acordar una posición conjunta, en forma de declaración institucional, dirigida a los organismos de la Unión Europea, para “matizar el impacto que tendría en las empresas” la directiva europea sobre el tabaco que se tramita actualmente. Sin embargo, el CNPT hace una lectura más directa sobre ello: “Lo que buscan es entorpecer la directiva y que no salga adelante, o bien dejarla en agua de borrajas”. El criterio de los sanitarios españoles es que la directiva europea les merece el mismo nivel de importancia que tuvieron, con el beneplácito mayoritario de la sociedad, las leyes españolas sobre el consumo de tabaco aprobadas en 2005 y 2010, por lo que consideran “indignante” lo que está sucediendo. 

“Asistimos a una estrategia declarada en virtud de la cual la industria del tabaco moviliza en su favor a relevantes políticos con el fin de defender sus propios intereses”, manifiesta el presidente del CNPT, Francisco Rodríguez Lozano, quien añade que, desde una perspectiva social, los perjuicios económicos que pueda conllevar toda medida contra el tabaco “se compensan sobradamente” con el ahorro en asistencia sanitaria y los costes asociados a absentismo laboral, pérdida de productividad, etc.

El CNPT quiere recordar a los políticos que se van a reunir en Cantabria que la sociedad considera la salud como un bien irrenunciable y que “probablemente están defendiendo los intereses económicos de una empresa multinacional”.

Precisamente, hace ahora un año la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la celebración del Día Mundial sin Tabaco del 2012, alertaba de la interferencia de la industria tabaquera en las legislaciones y la política. La OMS recomienda que los países deberían aplicar, entre otras, las siguientes medidas: “limitar las interacciones con la industria tabacalera y dar a conocer todas las reuniones que mantengan con ésta; no aceptar las alianzas y los acuerdos sin fuerza jurídica con la industria; rechazar fondos y otras formas de apoyo de la industria, así como el respaldo y la participación de esta en iniciativas dirigidas a los jóvenes”. Además, los países “no deben conceder estímulos, privilegios ni beneficios a la industria tabacalera, tales como subvenciones o exenciones de impuestos, y deben erigir muros de contención contra la interferencia de la industria en la salud pública”.

“Muchas falacias”

Lo de las pérdidas económicas es una de las “muchas falacias” que a juicio del presidente del CNPT se están aireando por parte de los opositores a la directiva, tal como, por otra parte, se recoge en un documento elaborado por esta entidad en colaboración con el centro de investigación europeo Smoke Free Partnership. (Se adjunta al correo). Y además de premisas falsas, hay también “engaños” interesados, pues, según pone como ejemplo el doctor Rodriguez Lozano, “el redactado actual de la directiva no formula que vaya a haber empaquetado genérico o prohibición de venta en máquinas, como se está diciendo”.

La reunión autonómica el día 17 de mayo sería, en consecuencia, una “demostración de la vulnerabilidad de determinados políticos a los intereses de la industria del tabaco”.

El CNPT les pide que sean también sensibles a los miles de muertos y enfermos que produce el tabaco en España y que reciban a las asociaciones de afectados por esta industria tan mortífera.


DOCUMENTACIÓN SOBRE LA DIRECTIVA

La directiva europea sobre el tabaco está pendiente de ser aprobada por el Parlamento de Estrasburgo y el Consejo de la UE (en el que están representados todos los Gobiernos comunitarios), hecho que en todo caso no es previsible que suceda antes de 2014.

Las principales novedades que introduce son las siguientes:

- Si hasta ahora las advertencias sanitarias sobre los efectos del consumo del tabaco ocupaban entre un 30% y un 50% de la superficie de cajetillas de cigarrillos y paquetes de tabaco de liar, en adelante ocuparán tres cuartos de la superficie de todas sus caras e incluirán imágenes y texto al mismo tiempo.

- La obligación de informar sobre el contenido de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono será sustituida por un mensaje especificando que el humo de tabaco “contiene más de 70 sustancias que causan cáncer”.

- Se prohibirán los cigarrillos y el tabaco de liar con “aromas fuertes característicos”, como el mentol o la vainilla, así como los aditivos que aumenten la toxicidad y el potencial de adicción del tabaco. Los aromas no deberán ocultar el sabor del tabaco.

“La realidad es que si hubiera que comercializar ahora el tabaco por primera vez, no se permitiría, pues podemos saber lo que contiene una lata de tomate frito pero nadie sabe que contiene un paquete de cigarrillos salvo su contenido en alquitrán, nicotina o un gas mortal como el monóxido de carbono”, comenta el presidente del CNPT, el doctor Francisco Rodríguez Lozano.
 
En este sentido, la nueva directiva europea quiere regular los aditivos que se añaden al tabaco para hacerlo más adictivo o más atractivo al consumo. Los aditivos, como ha dicho el comisario Tonio Borg, pueden hacer que el tabaco no sepa a tabaco “sino a piña colada”… con tal de endulzar el peligroso veneno que lleva dentro.


Nota: Se adjunta INFORME de la Somke Free Partnership:, titulado: “Directiva sobre productos del tabaco. Realidad, no ficción”