Cinco comunidades piden que la directiva del tabaco equilibre la protección de la salud y el empleo

Diego señala en la cumbre de presidentes que "fumar puede no ser bueno para la salud, pero si los hijos de los trabajadores no pueden comer, eso también es malo para la salud"

Cinco comunidades autónomas se han reunido esta mañana en la planta de Altadis en Entrambasaguas para acordar una declaración institucional de apoyo al sector tabaquero, que en realidad es una protesta común contra las nuevas normas restrictivas que promueve la Unión Europea para reducir en un 2% el número de fumadores. El numero de adictos al tabaco es proporcional a la importancia del sector económico que vive de él, y que sus responsables cifran en 1,5 millones de personas empleadas en toda la Unión y 56.000 en España. La fábrica cántabra, que elabora dobre todo puros para Europa, ocupa a cerca de 300 trabajadores.

Precisamente Cantabria ha liderado la reunión protocolaria de hoy, a la que además del presidente Ignacio Diego han asistido sus homólogos de Extremadura, Canarias y La Rioja, José Antonio Monago, Paulino Rivero y Pedro Sanz, respectivamente. El Gobierno andaluz ha estado representado por su consejero de Agricultura, Luis Planas. Los cuatro se han reunido con representantes del 'lobby' tabaquero, los estanqueros, los sindicatos y otros colectivos relacionados con la cadena de producción.El 95% del tabaco español sale de Extremadura, mientras que La Rioja elabora la mayor parte de los cigarrillos que Altadis (filial de la multinacional Imperial Tobacco) comercializa en España.

Con esos números, la declaración ha incidido en la inestabilidad que para las plantillas supone una normativa que prohibirá el uso de aditivos como el mentol o la vainilla, aumentará el espacio que ocupan en las cajetillas los mensajes disuasorios, así como la rotundidad de su aviso, y promoverá una estandarización de los métodos de elaboración a la par que busca la prevención del consumo ente los jóvenes. Como argumentos de defensa, el acuerdo institucional expone, además del empleo, los derechos de los consumidores, la competitividad del sector", y que tenga en cuenta su aportación fiscal a los Estados miembros, "9.300 millones de euros anuales".

La declaración aprobada hoy será remitida a la Comisión Interministerial que se ha creado para analizar una poposición no de ley sobre el sector.
Monago ha sido el presidente más contundente en su defensa de "un cultivo legal, para el que a día de hoy no hay alternativa", frente a "un debate tramposo desde Bruselas", que se dice sanitario pero que regula la actividad de las empresas, según ha dicho. Pedro Sanz ha recordado la "vinculación de la historia de La Rioja" con su fábrica de Logroño, una de las 10 principales de la región. A su vez, el presidente de Tabacalera, Fernando Domínguez, ha cuestionado la solidez científica que justifica la reforma de la UE, que no está "basada en evidencias", por lo que ha reclamado "límites definidos para el sentido" para un comercio ya sometido a "una presión regulatoria asfixiante".

El presidente de Canarias, Paulino Rivero, ha confiado en que el Ejecutivo central defienda "con uñas y dientes" este sector mientras que el consejero andaluz de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, ha confiado en que esta declaración institucional contribuya a que el Gobierno español tenga "una voz y argumentos más claros" en Europa, frente a una reforma que, en su opinión, no está "suficientemente justificada".

Ignacio Diego ha sido el último en participar en el acto de firma de la declaración, que ha definido como"un ejercicio de responsabilidad que tiende a la búsqueda de un necesario equilibrio" entre salud y negocio. "Fumar puede no ser bueno para la salud, pero si los hijos de los trabajadores no pueden corre, eso también es malo para la salud".

Finalmente, Navarra no ha acudido a la reunión, aunque inicialmente se contaba con ella, porque en esta comunidad reside la industria de máquinas expendedoras de tabajo pero la declración institucional aporbada hoy es del sector productivo y elaborador del tabaco.
En la declaración institucional, los representantes autonómicos subrayan que comparten los objetivos de la directiva, entre ellos, el de proteger la salud y reducir el consumo de tabaco entre los jóvenes.

Pero insisten en la necesidad de alcanzar un equilibrio entre esos fines y la actividad y el empleo en un sector que, según recuerdan, es también una importante fuente de ingresos a través de impuestos.

En su opinión, la Unión Europea debe "reconsiderar" su propuesta y piden la colaboración del Gobierno español para conseguir que la revisión de la directiva sea "proporcionada" a los objetivos pretendidos.

Fuente: El diario montañes

Comentario. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico. Semergen. CNPT

Cinco representantes de Comunidades autónomas se reúnen en la empresa tabaquera de Altadis para acordar una declaración institucional para apoyar al sector tabaquero. Esta particularidad enlazaría con el lema elegido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para el día 31 de mayo de 2012, titulado, “La interferencia de la industria del tabaco” Dicha campaña se centró en la necesidad de denunciar y contrarrestar los intentos descarados y cada vez más agresivos de la industria tabaquera para socavar el Convenio Marco  para el Control del Tabaco, debido a los graves peligros que suponen para la salud pública.

En el titular de esta noticia se puede leer que fumar puede no ser bueno para la salud, pero si los hijos  de los trabajadores no pueden comer, eso también es malo para la salud. Vamos por partes. Fumar mata, sería el titular, demostrado científicamente y estadísticamente. Por otro lado hay que ser contundentes y explicar que muchos hijos de padres fumadores se quedan huérfanos por culpa del consumo del tabaco. Así de claro, y desde luego siempre debe prevalecer la salud.

Además al final de la noticia se puede leer que el tabaco mediante la recaudación de impuestos, genera una importante contribución al Estado, pero se debe añadir que los gastos sanitarios, sociales y empresariales, que ocasiona el consumo de tabaco, superan  con creces a los ingresos.