El Comité contra el tabaquismo pide mayores advertencias gráficas en las cajetillas

El Parlamento Europeo presentó la nueva directiva sobre el tabaco, en Valencia, con la asistencia de los eurodiputados españoles Pilar Ayuso (PP) y Andrés Perelló (PSOE).

El Comité Nacional para la Prevención contra el Tabaquismo pidió hoy que la advertencia gráfica en las cajetillas de tabaco en España se adecúen al 75 por ciento de la superficie como propone la nueva directiva.

"Hay evidencias de que la advertencia gráfica es muy importante para frenar el consumo entre los jóvenes y, aunque nos hubiera gustado una cajetilla genérica, la propuesta de directiva en este sentido es satisfactoria", dijo Francisco Rodríguez Lozano, presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo.

La nueva propuesta de directiva, que pretende reducir en un 2 por ciento el número de fumadores en los próximos cinco años, plantea para las cajetillas una advertencia que cubra un 75 por ciento de la superficie tanto en el reverso como en el anverso.
Productores y distribuidores han rechazado, en el seminario sobre la directiva organizado en Valencia por el Parlamento Europeo, que la advertencia ocupe ese tamaño porque va en detrimento de la imagen de marca.

El Comité, según Rodríguez Lozano, hubiera preferido que la propuesta de directiva estableciera "un empaquetado genérico", al estilo australiano, que no diferenciara marcas, así como "una mayor prohibición de ciertos aditivos".

En España, la advertencia es un 30 por ciento gráfica y un 40 por ciento texto, cada uno en una cara. Según Elena Andradas, subdirectora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, es un porcentaje suficiente.

En el seminario Rodríguez Lozano dijo que el azúcar, que en la propuesta de directiva está considerado como "un ingrediente" necesario para la producción de tabaco, debería ser considerado como un aditivo (como son los aromas de chocolate, vainilla, frambuesa, etc), que se cree incitan al consumo de los jóvenes.

"Hubiésemos preferido que el azúcar hubiese sido considerado un aditivo más, porque el azúcar en combustión produce cáncer", dijo.

El Comité contra el Tabaquismo cree que el objetivo de la directiva de reducir en un 2 por ciento el número de fumadores en los próximos cinco años es "bueno e interesante", teniendo en cuenta que no se puede prohibir un producto que consumen el 25 por ciento de los españoles y el 28 por ciento de los europeos.

El Comité también criticó la posibilidad de que haya una futura excepción al consumo de tabaco en el complejo Eurovegas.
"Lo vemos con mucha preocupación. Un retroceso en la ley es muy peligroso, por el ejemplo que daríamos además al resto de la UE", dijo.
Según el Comité, es un error dar marcha atrás en una norma que ha aceptado la mayoría de la población, tanto fumadores como no fumadores, y que ha mejorado las condiciones laborales de tantos trabajadores, sobre todo de la hostelería.

Según recientes encuestas de la Sociedad Española de Médicos de Familia, un 82,5 por ciento de la población española vería mal un retroceso legal en cuanto al consumo de tabaco, al igual que un 70 por ciento de los fumadores.

Unas 700.000 personas mueren cada año en Europa por culpa del tabaco.

En España, las muertes por tabaco ascienden a 55.000 anuales. El gasto sanitario que produce el consumo de tabaco asciende a 14.710 millones de euros, según cifras del Comité.

La recaudación fiscal por los productos del tabaco asciende a cerca de 9.300 millones de euros anuales.

Comentario. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico. Semergen. CNPT

Asistí a la reunión personalmente, con una nutrida asistencia de representantes de la industria el tabaco, productores, estanqueros, cultivadores. Sindicatos, clubes de fumadores, asociaciones de pacientes  y profesionales de la salud.

Desde mi punto de vista, mal empezamos la reunión, ya que como pueden observar los lectores, el folleto que se nos entregó en la entrada, y en el que se explicaban las ventajas y los inconvenientes de la propuesta de la nueva directiva del tabaco, aparecía de forma contundente la imagen de unos cigarrillos de forma explícita. Claro que dentro del folleto, en una esquinita, aparecía en un ángulo la imagen de un fonendoscopio, menos mal. Por cierto, hay que recordar que el día 31 de mayo se había celebrado el día mundial sin tabaco, con el lema que se prohibía la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco.

Entrando ya en el contenido de la reunión, y como era de esperar cada sector desarrollo su papel a la perfección. De la parte de la industria del tabaco y similares se defendió el beneficio del desarrollo de un producto, que genera tantos ingresos y puestos de trabajo, y que el tamaño actual  de las advertencias en las cajetillas era suficiente. Nuestra parte está clara, todos la conocemos, sabemos que tenemos la razón y no merece comentarios. Todos los sectores estuvieron de acuerdo en que hay que proteger a los niños y a los jóvenes para que no  se inicien en el consumo de tabaco, menos mal que hay un acuerdo, aunque en este sentido no entiendo cómo se va a mantener un negocio que tiene como inicio en el consumo del tabaco a la juventud…..

Por mi parte, me dirigí a la representante del Ministerio de Sanidad, y le dije que ya que se autorizaba un producto que mata, que el papel del ministerio estaba flojo, que faltaban campañas sanitarias dirigidas a la población, y que había pocas ayudas para que los fumadores abandonen el consumo de tabaco, y que si el tabaquismo era una enfermedad adictiva y crónica, por qué no se financiaban los tratamientos farmacológicos para dejar de fumar.

No hubo respuesta…………