El Reino Unido propone regular los cigarrillos electrónicos como fármacos

El cigarrillo electrónico utilizado por millones de personas en todo el mundo debe ser considerado un fármaco para garantizar su reglamentación según MHRA

El cigarrillo electrónico utilizado por millones de personas en todo el mundo debe ser considerado un fármaco para garantizar su reglamentación, según recomendó la Agencia Reguladora de Medicamentos (MHRA) del Reino Unido.

El organismo gubernamental británico señaló en un comunicado que su iniciativa busca que los cigarrillos electrónicos (o e-cigarrillos) y otros sustitutos del tabaco con nicotina sean "más seguros y más efectivos para reducir el daño de fumar". El cigarrillo electrónico -que funciona con pilas- dispersa vapor de nicotina en los pulmones y es vendido como una solución menos nociva para los fumadores que los cigarrillos tradicionales.

Según sus defensores, también ayudaría a dejar de fumar .Este dispositivo, que se popularizó en Europa en paralelo con las prohibiciones de fumar en sitios públicos, es utilizado actualmente por 1,3 millones de personas en el Reino Unido, donde es considerado un producto de consumo, según la MHRA.

El gobierno británico respalda ahora una ley impulsada en la Unión Europea (UE) para que los cigarrillos electrónicos queden sometidos a una reglamentación que los considere medicamentos, pero ésta entraría en vigor como pronto en 2016. Hasta entonces, la MHRA alentará a los fabricantes de cigarrillos electrónicos que tienen actualmente productos no homologados en el mercado a que pidan la correspondiente aprobación para "garantizar que sus productos cumplen con los requisitos de seguridad, calidad y eficacia de un medicamento".
Los detractores del cigarrillo electrónico estiman sin embargo que mantienen la adicción y denuncian un intento de la industria tabacalera de salvar un negocio muy desprestigiado. Otros lamentan la falta de estudios sobre sus consecuencias a largo plazo."Aunque es mejor dejar de fumar totalmente, soy consciente de que no todos los fumadores pueden y es mucho mejor recibir nicotina de fuentes más seguras como las terapias sustitutivas", declaró la principal asesora médica del gobierno, Sally Davies.

"Cada vez más gente utiliza los e-cigarrillos, por lo que es correcto que estos productos sean regulados adecuadamente para que sean seguros y funciones eficazmente", agregó en el comunicado. La posición británica difiere de la de Francia, que el mes pasado anunció que prohibirá el uso de cigarrillos electrónicos en lugares públicos y su venta a menores, como si fuera un producto tabaquero. En otros países como Argentina, Brasil o Colombia está prohibida su comercialización.

Comentario. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico. Semergen. CNPT

La polémica está servida entre partidarios y detractores de la utilización del cigarrillo electrónico. En España el cigarrillo electrónico está considerado como elemento no sanitario, sin embargo se vende en farmacias. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS), no lo tiene claro, y asegura que se deben hacer más estudios, sobre todo para saber la composición definitiva de dichos cigarrillos. No podemos caer otra vez en la trampa con un cigarrillo nuevo, que parece más seguro que el cigarrillo tradicional. En cuanto a su utilización para dejar de fumar, tampoco está claro, ya que el cigarrillo  electrónico imita por su apariencia al cigarrillo tradicional, y además hay que tener en cuenta la dependencia psicológica y gestual, que bajo ningún concepto se rompe con la utilización del cigarrillo electrónico, y es más, en los jóvenes no estaría clara su utilización. Por lo tanto la propuesta del Reino Unido de considerar el cigarrillo electrónico como fármaco, no me convence nada.