La Comisión de Salud del Parlamento Europeo vota a favor de endurecer la legislación sobre el tabaco.

700.000 muertes al año hacen del tabaco el principal culpable de fallecimientos evitables en la Unión Europea.

La comisión de Salud Pública de la Eurocámara votó este miércoles una reforma legislativa que prohíbe los cigarrillos 'slim' y los aromas que aumentan el atractivo del tabaco; y que aumentará las advertencias en las cajetillas sobre el peligro que fumar representa para la salud. El objetivo es disuadir a los jóvenes y dejar la puerta abierta a los cigarrillos electrónicos.

La eurodiputada laborista británica Linda McAvan, la principal responsable en la Eurocámara de la negociación para reformar la legislación europea sobre el tabaco, aseguró que "el objetivo principal es evitar que el sector tabaquero atraiga a nuevos fumadores entre los jóvenes". McAvan subrayó que es "preocupante que el 29 por ciento de los jóvenes fume", aunque en general el número de fumadores siga una tendencia a la baja.

La futura legislación sobre el tabaco, tal y como acaba de ser enmendada por la comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo, prohíbe el uso de aromas que, como el mentol y la fresa, aumentan el atractivo del tabaco. También prohíbe el uso de vitaminas, cafeína y taurina, aditivos que atraen a los jóvenes.

La futura legislación aumentará la superfice de las advertencias sanitarias en las cajetillas de tabaco 
La futura legislación aumentará la superfice de las advertencias sanitarias en las cajetillas
Las advertencias sobre las amenazas que fumar representa para la salud deberán figurar en ambas caras de las cajetillas y ocupar al menos el 75 por ciento de su superficie exterior.

Los cigarrillos slim, aquellos cuyo diámetro es inferior a 7,5 milímetros, y las cajetillas con menos de veinte cigarrillos quedarán igualmente prohibidos.

Etiquetas engañosas

También se prohibirán etiquetas y denominaciones engañosas que, como es el caso de light o ultralight, producen la falsa impresión de que algunos productos del tabaco son menos dañinos que otros.

Los cigarrillos electrónicos sólo podrán comercializarse de acuerdo con la legislación en vigor sobre medicamentos. Sin embargo, dado el potencial de estos productos para ayudar a dejar de fumar, los Estados de la UE deberían garantizar que estén disponibles fuera de las farmacias.

Tras la recién celebrada votación de la comisión parlamentaria, el pleno del Parlamento Europeo prevé debatir y votar la propuesta legislativa los días 9 y 10 de septiembre. La versión definitiva de la futura normativa tendrá luego que ser negociada y acordada con los Estados de la UE, que ya alcanzaron en junio un principio de acuerdo entre ellos.

Fuente: Parlamento Europeo

Comentario CNPT:

El Parlamento Europeo da un paso hacia delante en la prevención y control del tabaquismo. El acuerdo llegado por los Eurodiputados salieron adelante varias enmiendas que son favorables desde el punto de vista de la prevención del tabaquismo especialmente entre los más jóvenes como son la prohibición de aditivos como el mentol o el incremento de las advertencias sanitarias al 75% de la superficie de las cajetillas de tabaco y a evitar que exista un etiquetado que pueda crear confusión o engaño. También se ha apoyado la prohibición de los cigarrillos finos, llamados slim, especialmente pensados para captar la atención de las chicas jóvenes. Otras de las medidas adoptadas van dirigidas a regular la venta transfronteriza y la venta de cigarrillos electrónicos. En este último caso estos productos pasarían a estar bajo la legislación de medicamentos, lo que obligará a realizar estudios que prueben su seguridad y eficacia antes de su venta.

Sin embargo otras medidas que se consideran importantes como el empaquetado genererico no se ha considerado a nivel Europeo, aunque como se tratará de una norma de mínimos posteriormente cada país miembro podrá llevar a cabo medidas más restrictivas en caso de que lo estime oportuno. Desde el CNPT pensamos que es un paso hacia adelante aunque podría haber sido incluso mayor. Ahora hay que esperar a las negociaciones que se producirán más adelante con los Ministros de Sanidad de Europa para ver en que situación queda la Directiva.