Posicionamiento de las Redes Catalanas de centros sanitarios sin Humo sobre cigarrillos electrónicos.

La ASPCAT ha recomendado a los hospitales y centros de atención primaria de Cataluña que prohíba el uso de cigarrillos electrónicos en sus dependencias

A nadie se le escapa que desde hace unos meses estamos observando un crecimiento de la presencia de cigarrillos electrónicos:  proliferan tiendas especializadas, medios de comunicación, “fumadores” de cigarrillos electrónicos en lugares donde el tabaco está prohibido, etc. De forma casi paralela, también han visto ya la luz algunos informes y publicaciones sobre los riesgos o no para la salud de los cigarrillos electrónicos, la seguridad de su uso, y la eficacia como método de reducción de daños e incluso de deshabituación. Las evidencias en uno u otro sentido no son, sin embargo, concluyentes. También es evidente que el marketing de los cigarrillos electrónicos se basa en dos pilares: uno, que al no ser los e-cigs estrictamente un producto del tabaco, se pueden utilizar en los sitios regulados por las leyes de espacios sin humo, y segundo, en que son útiles para reducir y hasta abandonar el consumo de tabaco (aunque esto último está por demostrar).

Lo que sí está claro es que el uso de cigarrillos electrónicos está dañando la desnormalización del tabaco que habíamos conseguido en la última década. Por ello, y dado que en algunos centros sanitarios ya se han observado fumadores de cigarrillos electrónicos tanto en los espacios interiores como exteriores, las redes de hospitales y centros de atención primaria sin humo animamos a los centros a regular por normativa interna su uso, limitándolo tal y como ya está limitado el consumo de tabaco. Esto no crearía ningún tipo de confusión, ya que sería aplicar los mismos criterios que la actual ley 42/2010, en este caso a los cigarrillos electrónicos. Este tipo de normativa interna es perfectamente legal, al igual que lo fue declarar los hospitales y otros centros sanitarios completamente sin humo de manera adelantada a la legislación de 2005.

Adjuntamos el "Posicionamiento Conjunto" de las dos redes  y que presentamos hoy a los medios de comunicación . Adjuntamos también un documento "Acciones Red" dirigido a profesionales sanitarios que de manera resumida informa sobre el estado actual de la evidencia y el conocimiento sobre este tema.

Creemos que esta iniciativa, que parte de los centros sanitarios, puede incentivar regulaciones similares en otros espacios públicos en los que ya es frecuente observar fumadores de cigarrillos electrónicos (edificios públicos, centros comerciales, bares…).

Red Catalana de Hospitales sin Humo
Coordinnación: Institut Català d'Oncologia | Unidad de Control del Tabaco | Gran Via de l’Hospitalet 199-203 | 08908 L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona)

Red de Atención Primaria Sin Humo
Coordinación:ASPCat. Programa APSF.  Roc Boronat, 81-95 |08005 Barcelona  Gran Via de l’Hospitalet 199-203 |
08005 Barcelona.

Barcelona, 31 de julio de 201

La Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT) ha recomendado a los hospitales y centros de atención primaria de Cataluña que prohíba el uso de cigarrillos electrónicos en sus dependencias, ante el vacío legal que existe sobre estos aparatos y la falta de estudios científicos que garanticen que son inocuos.

   De este modo, la ASPCAT, dependiente de la Conselleria de Salud, se ha sumado a la Red de Hospitales sin humo y la Red de Atención Primaria sin humo, quienes han hecho esta recomendación a los ambulatorios y hospitales que las integran.

   En una rueda de prensa convocada en el Instituto Catalán de Oncología (ICO), el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Antoni Mateu, ha dicho sobre los cigarrillos electrónicos que "no hay bastante evidencia científica para que se puedan utilizar y así lo dice la Organización Mundial de la Salud".

   Ante el auge de la comercialización de este producto, el responsable de la Red de Hospitales sin humo, Esteve Fernández, ha expicado que "no hay estudios que certifiquen que estos aparatos ayuden a dejar de fumar, ni que garanticen que son inocuos, ni se sabe si el vapor que emiten puede ser nocivo o no".

   Fernández también ha alertado que los cigarrillos electrónicos están sirviendo para "resocializar" el hábito de fumar ya que se están utilizando en lugares donde está prohibido por ley fumar tabaco tradicional.

   Por ello, la Red de Hospitales sin humo y la Red de Atención Primaria sin humo recomiendan a los centros sanitarios que prohíban el uso y la venta de cigarrillos electrónicos en sus dependencias, y piden a los médicos que informen a sus pacientes de la falta de estudios científicos sobre la seguridad de estos aparatos.

   "Nos gustaría que esta recomendación de no usar cigarrillos electrónicos se hiciera extensible a todos los espacios donde, por ley, no se puede fumar desde que entró en vigor la ley contra el tabaco", ha explicado Joan Lozano, miembro de la Comisíon Técnica de la Red de Atención Primaria sin humo.

Ver documento

Comentario de la Junta Directiva del CNPT

Ante el creciente impacto social de la venta  y  uso de los llamados cigarrillos electrónicos en nuestro país, el vacío legal en el que se produce su promoción y  comercialización y  la incertidumbre y falta de datos científicos que garanticen  tanto su  total  inocuidad como su eventual efectividad como instrumento terapéutico, la Junta Directiva de CNPT saluda con  satisfacción el Posicionamiento Conjunto sobre el uso de cigarrillos electrónicos que las Redes de Hospitales y Centros de Salud  Sin Humo de Cataluña han presentado el dia 31 de julio de 2013. Esta  iniciativa, auspiciada por la Agencia de Salud Pública de Cataluña  (ASPCat)  y promovida por los profesionales que trabajan en los centros sanitarios, representa un primer paso importante para empezar a abordar este fenómeno   bajo coordenadas de mayor racionalidad y base científica. No existen datos concluyentes, ni siquiera preliminares, que permitan conocer si estos dispositivos—muy variables en su composición y formato – pueden representar en el futuro un instrumento de ayuda eficaz para los fumadores, algunos estudios  alertan de potenciales riesgos  por las  sustancias químicas  -- entre ellas, la nicotina --  que contienen o se generan y, de manera más intuitivo-empírica, comprobamos como esta innovación tecnológica no sólo tiene un gran atractivo,  sino que induce  una  regresión cierta  (por  la re normalización social)  en el camino del control del tabaquismo  que tanto ha costado construir y consolidar en España.  El principio de la prudencia, que debería  guiar siempre las acciones que tienen impacto sobre la salud de las personas, es  totalmente  pertinente en este caso y empezar por los centros sanitarios  muy lógico. Esperemos que esta iniciativa pueda tener  un efecto viral en el ámbito sanitario (y quizás más allá) , a la espera  de disponer de la base científica que nos permita  a todos realizar el balance de riesgos-beneficios adecuado.

Organizaciones internacionales como la OMS, marcan esta senda y desde el CNPT nos parece , ahora mismo, lo mas sensato.