A mayor adicción a la nicotina, más kilos

Los fumadores más dependientes pueden requerir intervenciones contra el aumento de peso

Los fumadores con dependencia más severa de la nicotina son más propensos a ganar peso cuando tratan de dejar de fumar, según un estudio publicado este miércoles en la revista de acceso abierto 'Plos One', por Koji Hasegawa y sus colegas del Centro Médico de Kyoto, Japón.
Incluso con la terapia de reemplazo de nicotina, las personas pueden obtener grandes cantidades de peso cuando dejan de consumir tabaco. Los investigadores estudiaron lospatrones de aumento de peso en las personas que se dejaron con éxito de fumar después de la terapia de reemplazo de nicotina en una clínica.

El análisis reveló que las puntuaciones más altos en la prueba Fagerström de Dependencia de la Nicotina (FTND), lo que implica la dependencia más grave, tienen una fuerte correlación con la cantidad de participantes que aumentaron de peso cuando dejaron de fumar. Otros factores que se asociaron significativamente con engordar después de dejar de fumar fueron un incremento de los triglicéridos séricos y los niveles de colesterol HDL en el inicio del tratamiento y el número de cigarrillos que se fumaban al día.

No hubo diferencia significativa en el aumento de peso entre los pacientes que utilizaban parches de nicotina y los que usaban la píldora oral vareniclina. Con base a sus resultados, los autores sugieren que los fumadores con mayor dependencia de la nicotina pueden requerir intervencionescontra el aumento de peso en el proceso de abandonar el hábito tabáquico.

Comentario. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico. Miembro del  CNPT

Las principales causas de recaídas en los fumadores que están dejando de fumar son: el síndrome de abstinencia, la aparición de la depresión y el aumento de peso.

La mayoría de fumadores que dejan de fumar ganan peso. La mayoría ganara menos de 4,5 kg, pero hay un amplio intervalo de ganancia de peso: el 10% pueden ganar hasta 13,5 kg. Sin embargo, la ganancia de peso que sigue al abandono del tabaco es un riesgo menor para la salud en comparación con los riesgos de continuar fumando.

El aumento de peso después de dejar de fumar parece deberse tanto al aumento de la ingesta (p. ej., comer, incluyendo alimentos ricos en calorías, y consumir alcohol) como a la disminución del metabolismo. La participación de mecanismos metabólicos indica que incluso si los fumadores no aumentan la ingesta calórica al dejar de fumar, en promedio ganan algo de peso.

Es muy importante que los fumadores que quieran hacer un intento serio para dejar de fumar, lo realicen con tratamiento farmacológico y tratamiento psicológico, de esta forma evitarán el síndrome de abstinencia y tendrán menos ansiedad.

La terapia sustitutiva con nicotina, en particular los chicles de 4 mg  parece ser eficaz para retrasar el aumento de peso. Además, parece haber una relación dosis-respuesta entre el uso del chicle y la ganancia de peso El bupropión  también parece ser eficaz para retrasar la ganancia de peso.