Locales de la Costa del Sol esquivan la ley antitabaco con carpas y terrazas

Estos espacios siguen esquivando la ley astutamente al colocar en su entrada carpas o terrazas donde se agrupan los fumadores

Fumar bajo techo en un establecimiento de ocio se convirtió desde enero de 2011 en un deleite prohibido, ya que la modificación de la ley antitabaco barrió de una pasada el humo de todos los locales públicos. Sin embargo, más de dos años después de la entrada en vigor de la norma, estos espacios siguen esquivándola astutamente al colocar en su entrada carpas o terrazas donde se agrupan los fumadores.
Para no perder su clientela muchos se acogieron a estas medidas en lugar de mandar a los fumadores a la calle, pues algunos incluso habían recibido quejas de los vecinos por el ruido que los amantes de la nicotina hacían cuando salían a disfrutar de su cigarro en la calle. Según el representante de la asociación Nofumadores.org en Andalucía, Ubaldo Cuadrado, «en Málaga la ley no ha llegado a cristalizar, al tratarse de una zona turística y de exterior».

La asociación, que tiene como cometido «defender el derecho a vivir sin respirar involuntariamente humo de tabaco», considera que existe un incumplimiento evidente de la ley en toda la provincia ya que se buscan estas terrazas o carpas para «trampear la normativa y no cumplirla, llenando los locales de zonas para fumadores fraudulentas».

En esta línea, Nofumadores.org lleva tramitando desde el cambio de la normativa todas las denuncias que recibe de sus integrantes. Es el caso de una reciente demanda administrativa a un establecimiento de ocio en Torremolinos llamado ‘New Mario Piano Bar’, el cual estaría incumpliendo esta ley antitabaco.

La persona afectada, Joaquina Fernández, estuvo el pasado mes de julio en este local. Según su relato, al entrar notó la atmósfera «algo cargada», sin embargo le restó importancia creyendo que se trataría «de un tipo de ambientador que suele perjudicarle». A pesar de echarse su «arsenal de inhaladores» –que no tuvieron ningún efecto– y salir varias veces a la calle, su malestar y sensación de ahogo se acrecentaban por momentos, hasta que finalmente terminó en el hospital donde le hicieron «pruebas de rayos, gasometría u oxígeno entre otras».
La causa del accidente fue descubierta por Fernández durante su estancia en el establecimiento. La afectada afirma haber encontrado una «pecera de fumadores», algo que sería ilegal desde enero de 2011 con el cambio de ley. Ésta, según su relato, estaría comunicada con el resto del local por una puerta. «La cantidad de humo que salía de ese pequeño y sofocante sitio era enorme», explica Fernández. En este habitáculo, aunque estaba acristalado y oscuro, «se podía distinguir perfectamente los puntos luminosos de los cigarros».

La afectada relata cómo acudió a pedir explicaciones al dueño del establecimiento, quien le aseguró que tenía «un permiso especial», algo que según Fernández, que conoce la normativa a través de la asociación, «es imposible».

«Cuando hay una ley y se incumple, entras descuidada y piensas que se debe a otra causa, lo que menos te imaginas es que te están asesinando por ganar unos cuantos euros», cuenta Joaquina Fernández.

Al igual que ella, otras personas han denunciado a múltiples establecimientos de la Costa del Sol, tanto de Málaga capital como de otras localidades, como Don Pincho (en Torremolinos) o La Moraga (en Puerto Banús). «Siempre lo hemos hecho con visitas de la asociación, pruebas, fotografías y documentos pertinentes que daban veracidad a nuestras demandas», afirman.
En una de estas denuncias se relata cómo durante otoño e invierno «la mayoría de las terrazas se cierran creando una cámara de fumadores en la parte previa al local tras la entrada». Además, se denuncia la actitud de la Policía cuando se acude a denunciar este tipo de actuaciones. «Los mismos agentes o no tienen conciencia de estos casos o no quieren actuar, puesto que no responden a los casos sobre los que se les pide intervención», señalan.

Tal es el caso de ‘Old Town en Fuengirola’. «Se llamó a la Policía porque algunos clientes estaban fumando. Sin embargo, cuando los agentes llegaron, éstos se abrazaron al dueño y los porteros», explican los denunciantes, añadiendo que la Policía les mostró un documento con una supuesta solicitud al Ayuntamiento de excepción de ley, cuando «la ley no permite ningún tipo de privilegio».

Fuente: El Mundo

Comentario. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico. Miembro del CNPT

Desde la publicación de la ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo de 2010, que no dejaba excepciones en los locales de la hostelería para poder fumar en el interior de los establecimientos, las carpas y las terrazas han proliferado, para que los clientes fumadores puedan seguir consumiendo tabaco.

En muchas ocasiones lo que se ha conseguido es trasladar el humo del tabaco de los interiores de los establecimientos, a las terrazas en el exterior. De esta forma los trabajadores de la hostelería siguen expuestos al humo del tabaco, pues ocurre que muchas terrazas y carpas están cerradas completamente.

Es conveniente por lo tanto cumplir con lo legislado y que a continuación recuerdo:

Artículo único. Modificación de la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco.

2. A efectos de esta Ley, en el ámbito de la hostelería, se entiende por espacio al aire libre todo espacio no cubierto o todo espacio que estando cubierto esté rodeado lateralmente por un máximo de dos paredes, muros o paramentos.»
De esta forma la ley de tabaquismo de 2010, lo deja muy claro, en  las terrazas y carpas se podrá fumar, si están cubiertas y rodeadas lateralmente por un máximo de dos paredes, muros o paramentos.