La Comunidad de Madrid pide a los médicos que si quieren impedir fumar defiendan su completa ilegalización

Para el Ejecutivo de Ignacio González, si esta organización quiere que nadie fume, lo consecuente sería que no defendiera el negocio del tabaco

 La Comunidad de Madrid ha pedido este miércoles a la Organización Médica Colegial (OMC) que si lo que quieren es impedir fumar que defiendan la completa ilegalización del tabaco y que se acabe con su comercialización, después de que los médicos hayan llegado a asegurar hoy, en boca de su presidente Juan José Rodríguez Sendín, que el Ejecutivo autonómico quiere "cambiar dinero por vidas" por pedir la reforma de la Ley antitabaco.

Fuentes de la Comunidad de Madrid consideran que "no se puede defender una cosa y su contraria". "Si no quieren que quien vaya a un casino pueda fumar, entendemos que también estarán en contra de que se venda tabaco, un negocio que genera muchísimos beneficios y al que no se opone esta organización. Nosotros defendemos a los no fumadores y sus derechos, pero también los de los que fuman", han sentenciado fuentes del Gobierno regional en declaraciones a Europa Press.

Para el Ejecutivo que encabeza Ignacio González, "si esta organización quiere que nadie fume, lo consecuente sería que no defendiera el 'negocio' del tabaco". "Pero no hemos escuchado ninguna opinión en este sentido",aseveran.

Además, las mismas fuentes han recordado que el objetivo de la empresa con el que la Comunidad está de acuerdo es que se permita fumar únicamente en el casino y no en el resto del complejo.

Comentario. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico. Miembro del CNPT

Llegamos con esta noticia al fondo del problema del consumo de tabaco.

Sabiendo de antemano que lo que pide la Comunidad de Madrid, es imposible, es decir, que se ilegalice el tabaco y que se acabe con su comercialización. La prohibición de la venta de tabaco en España de un día para otro en este momento no se puede realizar, pues habría que pensar en que hacemos con todas las personas que están enganchadas a una droga, la nicotina, que produce una marcada dependencia. Sin embargo poco se habla de que a largo plazo el tabaco desaparezca del mundo a la vista de los estragos que ocasiona,  esta misión sí que se puede conseguir, y los países cultivadores de la planta del tabaco se podrían comprometer a su sustitución por otros cultivos, o a su desaparición. Esta particularidad queda reflejada en el Convenio Marco para el Control del Tabaquismo, pero no se comenta.

El tabaco, implica a muchas entidades, estamentos, empresas y particulares, es un problema de gran envergadura, que mueve muchos intereses económicos, y por lo tanto difícil de abordar.