Anulada una ley que prohíbe fumer en los parques y playas públicas de Nueva York

Los detractores de la normativa sostienen que prohibir el tabaco en espacios abiertos supone una intromisión en las libertades individuales, y discuten el efecto nocivo que el humo pueda tener sobre los no fumadores

Un juez estatal anuló hoy una ley que prohíbe fumar en los parques y playas públicas del estado de Nueva York, en respuesta a una demanda presentada hace unos meses por un grupo de defensa de los derechos de los fumadores.

El magistrado George Ceresia, de la Corte Suprema estatal, dijo hoy en su fallo que la Oficina de Parques, Recreación y Preservación Histórica del estado se excedió en sus competencias al aprobar esa normativa en febrero pasado.

El grupo CLASH, que aboga por los derechos de los fumadores desde el año 2000, celebró la decisión del juez, después de que en abril pasado presentara una demanda contra esa ley alegando que era “inconstitucional” y viola la doctrina de separación de poderes.

“Un título del gobierno no te da licencia para tener un poder desmesurado. Celebramos que se hayan reivindicado los derechos individuales”, dijo tras conocer el fallo uno de los abogados demandantes, Edward Paltzik.

La Oficina de Parques del estado aprobó en febrero pasado la normativa que prohíbe fumar en parques públicos, piscinas, playas y lugares históricos de Nueva York pese a que la Asamblea Legislativa no había tomado una decisión al respecto.

Los detractores de la normativa sostienen que prohibir el tabaco en espacios abiertos supone una intromisión en las libertades individuales, y discuten el efecto nocivo que el humo pueda tener sobre los no fumadores que se encuentren en las inmediaciones.

Las restricciones son mayores en la ciudad de Nueva York, donde en marzo pasado se cumplieron los primeros diez años sin humo en los bares y restaurantes de la Gran Manzana gracias a una ley promovida por el alcalde, Michael Bloomberg.

La cruzada contra el tabaco ha incluido también propuestas para aumentar de 18 a 21 años la edad para fumar, o que los productos de tabaco estén fuera de la vista de los clientes, de forma que los niños y jóvenes no puedan sentirse atraídos.

Fuente: EFE

Comentario. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico. Miembro del CNPT

Seguimos con las presiones de los grupos que defienden las libertades individuales, en relación al consumo de tabaco. En esta ocasión, fumar, en espacios abiertos. Se conoce que fumar en espacios abiertos poco puede perjudicar a las personas expuestas, sin embargo la prohibición de fumar en espacios abiertos, va más en el camino de la prevención, del inicio del consumo en niños y jóvenes. Se quiere conseguir que el no fumar sea lo habitual, que naturaleza y consumo de tabaco se contraponen.

Definido el tabaquismo como una enfermedad adictiva y crónica, no se tiene la percepción de que la persona que fuma está consumiendo una droga, y por lo tanto ver a una persona fumar en espacios abiertos es normal.

La propia ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo española de 2010, dice en su artículo 7. Prohibición de fumar en  recintos de los parques infantiles y áreas o zonas de juego para la infancia, entendiendo por tales los espacios al aire libre acotados que contengan equipamiento o acondicionamientos destinados específicamente para el juego y esparcimiento de menores.