Nueva York dice no al cigarrillo electrónico en sitios públicos

El gobierno de la ciudad de Nueva York ha prohibido el uso de los cigarrillos electrónicos en sitios públicos, así como en bares y restaurantes y otros lugares donde normalmente está prohibido fumar

El Consejo del ayuntamiento de la ciudad estadounidense de Nueva York ha apoyado el veto de los cigarrillos electrónicos por el peligro que representan para los usuarios y la gente que los rodea, debido a que éstos contienen nicotina y agentes químicos, por lo que estará prohibido su uso en los mismos lugares que los cigarros normales: bares, restaurantes, estadios, parques cerca de jardines infantiles, entre otros sitios públicos. Esta iniciativa ocurre solo unas semanas después de que el ayuntamiento de la ciudad decidiera aumentar la edad para comprar tabaco a 21 años, de hecho, es la primera ciudad de Estados Unidos en hacerlo, esta medida incluye cigarrillos, puros, cigarros y cigarrillos electrónicos. La iniciativa de prohibir el cigarrillo electrónico corresponde al antiguo alcalde de Nueva York, por tres mandatos, Michael Bloomberg, que se propuso acabar con el tabaco en las calles de la ciudad.

Los restaurantes y negocios de la Gran Manzana tendrán un año para efectuar esta nueva iniciativa y "deberán indicar en carteles que no se permite ni el humo ni el vapor de la nicotina", ha informado el Departamento de Salud de la Ciudad.

UNA INICIATIVA CON SEGUIMIENTO

Tres otros estados estadounidenses se han unido a esta decisión tomada por Nueva York: Utah, Dakota del Norte y Nueva Jersey, además de Washington (Distrito de Columbia) ya prohíben el uso de los cigarrillos electrónicos. Aunque también las ciudades de Los Ángeles y Chicago planean también incluir a éstos en sus leyes anti-tabaco.

El cigarrillo electrónico es un sistema electrónico inhalado destinado a simular y sustituir el consumo de tabaco. Por un lado, utiliza una fuente eléctrica que calienta y vaporiza una solución química, por otro lado, este vapor libera nicotina o aromas. Su objetivo es hacer sentir a los usuarios que están fumando un cigarrillo de verdad o un puro.

Lejos de encontrar la unanimidad entre los ayuntamientos estadounidenses, esta medida se considera controversial, más por el número creciente de adeptos de esta otra forma de ?fumar? sin tabaco, aunque está comprobado que las sustancias que utilizan estos cigarrillos electrónicos pueden ser nocivas para la salud. En España, se está estudiando la posibilidad de seguir el ejemplo del país del Tío Sam.

Comentario. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico. Miembro del  CNPT

Una noticia excelente sobre los cigarrillos electrónicos, ya que de esta manera el gobierno de la ciudad de Nueva York, equipara dichos cigarrillos  a los cigarrillos tradicionales, y prohíben su utilización en lugares públicos, como bares, restaurantes, parques cerca de jardines infantiles, etc. Es decir, que no se podrán utilizar los cigarrillos electrónicos, en los mismos lugares que se prohíben los tradicionales.

Esta medida legislativa se apoya porque el cigarrillo electrónico contiene nicotina y agentes químicos que pueden perjudicar la salud del consumidor. Seguro que se extenderá a otras ciudades americanas.

Además, la segunda noticia buena es que se prohíbe comprar tabaco a los menores de 21 años, se incluye cigarros, puros, cigarrillos y cigarrillos electrónicos, una medida que potencia la prevención en el inicio del consumo de tabaco, en niños y en los jóvenes.