Menos niños prematuros y asma infantil por la prohibición de tabaco

Los resultados de un estudio desvela que se asocia con una reducción significativa del número de nacimientos prematuros y de ingresos hospitalarios de menores por asma.

Sobre las ventajas de la aplicación de las leyes antitabaco ya hay cierta cantidad de evidencia científica publicada pero, hasta la fecha, los beneficios se atribuían sobre todo a la mejora de la salud cardiovascular. Un estudio publicado hoy en The Lancet habla de un original y positivo efecto de esta restricción tabáquica.

Según el trabajo, basado en el análisis de 11 estudios realizados en EEUU, Canadá y cuatro países europeos (Noruega, Reino Unido, Bélgica e Irlanda), la legislación antitabaco tiene un efecto significativo precisamente en la población que raramente consume este tóxico: los niños. Los resultados del metaanálisis desvelan que se asocia con una reducción significativa del número de nacimientos prematuros y de ingresos hospitalarios de menores por asma.

"Esto supone una demostración clara de reducción en nacimientos pretérmino, eventos asmáticos en niños y nacimientos de tamaño pequeño para la edad gestacional tras la legislación antitabaco", escriben los autores en The Lancet, aún reconociendo que no se saben con exactitud los mecanismos exactos de este beneficio.

Los investigadores dirigidos por Jasper Been del Maastricht University Medical Centre, en Holanda, ven claro que este estudio apoya las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con respecto al establecimiento de ambientes libres de humo "desde una perspectiva precoz en la vida", por lo este asunto ha de ser una parte integral de la estrategia de salud pública para reducir la carga mundial de las enfermedades asociadas al tabaquismo.

Sin embargo, solo el 16% de la población mundial está cubierta por leyes antitabaco como las recogidas en los estudios que componen esta metaanálisis. De hecho, se calcula que el 40% de los niños de todo el mundo están expuestos regularmente al llamado humo de segunda mano.

En España, la legislación antitabaco prohíbe fumar en cualquier espacio público desde el 30 de diciembre de 2010. Aunque la Ley protege a los niños, algunos países han ido más allá prohibiendo por ejemplo fumar en coches en los que viajan menores.

En un editorial que acompaña a la publicación del estudio, dos especialistas del Centro para la Educación e Investigación en Control del Tabaco de la Universidad de California, San Francisco, resaltan no solo los resultados del estudio sino los beneficios económicos que ofrecen este tipo de leyes. "Raramente, una intervención tan sencilla mejora la salud y reduce los costes médicos tan rápida y sustancialmente", escriben Sara Kalkhoran y Stanton Glantz.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP), Antonio Nieto, explica a EL MUNDO que estos datos ya se conocían de los estudios individuales, pero que siempre "viene muy bien" un metaanálisis que los confirme. El experto que desde años se sabe que la exposición de las embarazadas al humo del tabaco, tanto activa como pasivamente, influye en el desarrollo pulmonar tanto del feto como del bebé en los primeros meses de vida.

Nieto subraya que la asociación de la que es vicepresidente no solo aboga por el mantenimiento de la Ley Antitabaco en España, sino incluso "por reforzarla", animando a que se plantee la prohibición de fumar en espacios abiertos donde haya niños y el aire no pueda moverse a la suficiente velocidad.

Comentario: Adelaida Lozano Polo, miembro de FAECAP y de la Junta Directiva del CNPT.
 
Las medidas legislativas están consideradas como medidas eficaces para el control del tabaquismo. Nuevamente un estudio publicado en The Lancet, nos muestra esta eficacia, en términos de reducción de nacimientos prematuros y de ingresos por reagudizaciones de asma.
 
Los espacios 100% libres de humo de tabaco, son la única estrategia que realmente sirven para evitar la exposición al humo ambiental de tabaco. Como sabemos el hecho de estar expuesto a este humo, producido por el consumo de tabaco, incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, patología respiratoria y de cáncer de pulmón. En el caso de los menores, existe evidencia de que esta exposición puede provocar otras patologías como son las otitis o incluso la muerte súbita del lactante. En la mujer embarazada tienes consecuencias perjudiciales tanto para ella como para el futuro bebé.
 
Investigadores de las Universidades de Edimburgo y de Maastricht y de la Escuela de Medicina de Harvard han demostrado que en los países que tienen una legislación que prohíbe el consumo de tabaco en espacios públicos se han evitado 1 de cada 10 nacimientos prematuros y un 10%  menos de casos graves de asma en menores.
 
La regulación del consumo de tabaco en espacios públicos, está reportando grandes beneficios a la sociedad. Por un lado se están reduciendo las patologías relacionadas con el tabaquismo tanto en adultos como en menores, lo que significa que está reduciéndose el gasto sanitario por estas enfermedades. Se ha disminuido el número de nuevos fumadores, por tanto también estamos ganando en salud. También está contribuyendo a que se incremente el número de personas que dejan de fumar. Y Además, fomenta que no se fume en espacios del ámbito privado como son los hogares, porque ha mejorado la conciencia social sobre los efectos perjudiciales del tabaco en otras personas y en especial en los menores. En definitiva, si conseguimos espacios libre de tabaco, todos ganamos.