Día mundial sin Tabaco 2014. Subir los impuestos al tabaco salva vidas

El objetivo final es “contribuir a proteger a las generaciones presentes y futuras, no sólo de las consecuencias devastadoras para la salud debidas al consumo de tabaco, sino también de las secuelas sociales, ambientales y económicas"

La celebración del Día Mundial sin Tabaco es una estrategia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para llamar la atención mundial sobre la mortalidad y las enfermedades que causa la epidemia del tabaquismo que se puso en marcha en 1988. El objetivo final es “contribuir a proteger a las generaciones presentes y futuras, no sólo de las consecuencias devastadoras para la salud debidas al consumo de tabaco, sino también de las secuelas sociales, ambientales y económicas del consumo de tabaco y de la exposición al humo de tabaco”.

Según la OMS, el consumo de tabaco es la principal causa evitable de muerte a nivel mundial, siendo actualmente responsable del 10% de las muertes de adultos en todo el mundo. De hecho, la epidemia de tabaquismo mata a casi 6 millones de personas cada año, de los cuales más de 600 000 son los no fumadores que mueren por respirar el humo ambiental de tabaco. Si no se actúa de manera enérgica y global contra esta epidemia, el tabaquismo matará a más de 8 millones de personas al año en 2030. Más del 80% de estas muertes evitables estarán entre las personas que viven en países de bajos y medianos ingresos.

Cada año el Día Mundial sin Tabaco, celebrado el 31 de mayo, se centra en impulsar una medida del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco cuya finalidad es “salvar vidas”. Este año, la OMS solicita a los países que apliquen políticas fiscales y de precios sobre los productos de tabaco, con la intención de reducir su consumo y salvar vidas.

La investigación muestra que los impuestos más altos son especialmente eficaces para reducir el consumo de tabaco entre los grupos de menores ingresos y en la prevención de que los jóvenes comiencen a fumar. Un aumento de los impuestos que aumenta el precio del tabaco en un 10% el consumo de tabaco disminuye en aproximadamente un 4% en los países de ingresos altos y hasta en un 8% en la mayoría de países de bajos y medianos ingresos.

Por otra parte, el aumento de los impuestos especiales sobre el tabaco es considerado como la medida de control del tabaco más rentable. El Informe Mundial de la Salud 2010 indicó que un 50% de aumento en los impuestos al consumo de tabaco podría generar un poco más de EE.UU. $ 1,4 mil millones en fondos adicionales en 22 países de bajos ingresos. Si asignado a la salud, el gasto en salud del gobierno en estos países podría aumentar hasta en un 50%.

Por todo lo anteriormente expuesto, los objetivos del Día Mundial sin Tabaco de 2014 son:

• Potenciar que los gobiernos aumenten los impuestos al tabaco a niveles que reduzcan el consumo de tabaco.
• Impulsar que los individuos y las organizaciones de la sociedad civil, alienten a sus gobiernos a aumentar los impuestos sobre el tabaco hasta niveles que reduzcan el consumo.

En respuesta a esta solicitud de la OMS, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) ha realizado acciones dirigidas a sensibilizar a la población sobre los beneficios de aplicar políticas fiscales a los productos del tabaco. Así mismo ha solicitado públicamente al gobierno de España que se incrementen los impuestos específicos del tabaco, así como que iguale la proporción impuestos a todas las labores del tabaco para evitar desvíos de consumo desde el cigarrillo a otras opciones más económicas.

Para ello se presentó en rueda de prensa, el pasado día 27 de mayo, el informe “La fiscalidad del Tabaco y la Salud” en el que se justifica, en base a evidencias científicas y desde diversas vertientes, la necesidad de incrementar el precio de los productos del tabaco como vía efectiva para reducir su consumo y evitar que muchos jóvenes se inicien en él. Las principales conclusiones del informe son:

- El aumento de precio no implica una menor recaudación fiscal  ni impulsa el contrabando
- El aumento de precio disminuye el consumo de tabaco, estimula su abandono y resulta muy eficaz para que los jóvenes no se inicien en el consumo de tabaco.
- El incremento de impuestos del tabaco es la medida aislada más eficaz para reducir el consumo. Cada 10% de incremento del precio supone que un 3,7% de adultos y un 9,3% de jóvenes dejan de fumar
- Se estima que con un aumento de precios del 5% se podrían conseguir más de 93.000 abandonos y una reducción de más de 3000 muertes a lo largo de los próximos 20 años en nuestro país.
- La fiscalidad de los cigarrillos electrónicos debe equipararse a la del tabaco convencional

Dada las evidencias disponibles sobre la eficacia de esta medida, y teniendo en cuenta que España tiene una carga fiscal inferior que la media europea, ocupando el décimo lugar de la UE-15, el CNPT recomienda lo siguiente:

a) Es necesario estrechar el diferencial de precios de los cigarrillos con respecto a los países de nuestro entorno. Se tendría que aumentar los impuestos sobre el tabaco como una parte de un esfuerzo más amplio para reducir el consumo de tabaco y mejorar la salud de todos.
b) El aumento de los impuestos tendría que ser significativo y frecuente para que tuviera un efecto descendente en el consumo. Proponemos alinear el importe del impuesto mínimo especial de la picadura de liar con el de los cigarrillos a fin de evitar desplazamientos de consumo hacia la picadura,
c) Los impuestos recaudados por la venta de tabaco deberían emplearse en la mejora de la salud, incluyendo políticas de prevención y control del tabaquismo y ayuda al fumador que quiera dejar de fumar.
d) El Estado debe hacer más esfuerzos para disminuir el comercio ilícito en nuestro país.
e) Se ha de regular la fiscalidad de los cigarrillos electrónicos.

DOCUMENTACIÓN ADICIONAL:

Más información sobre el Día Mundial sin Tabaco 2014. OMS


Vídeo de sensibilización de la OMS

Folleto informativo de la OMS

Informe “La Fiscalidad del Tabaco y la Salud” del CNPT