Sanidad estudiará financiar los tratamientos para dejar de fumar a pacientes con EPOC

La razón principa es que el tabaco está directamente relacionado con la mortalidad y morbilidad de esta enfermedad.

El Ministerio de Sanidad estudiará si se facilita la financiación o cofinanciación del tratamiento farmacológico para dejar de fumar de todos los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), ya que el tabaco está directamente relacionado con la mortalidad y morbilidad de esta enfermedad.

Así se desprende de la actualización de la estrategia en EPOC del Sistema Nacional de Salud (SNS) que ratificará este miércoles el departamento de Ana Mato y las comunidades en la reunión del Consejo Interterritorial, tras haberse comprobado que la implementación del plan de actuación aprobado en 2009 ha sido "moderada".

El consumo de tabaco sigue siendo frecuente entre la población española, lo que ha llevado incluso a los autores de dicha actualización a suprimir algunos objetivos de la estrategia incluidos hace años como retrasar medio año la edad de inicio en menores en 2016 y reducir las tasas de consumo en profesionales sanitarios.

No obstante, el informe, al que tuvo acceso Europa Press, valora que la última Ley antitabaco que entró en vigor en 2011 tuvo un impacto "muy efectivo" en la reducción de la morbilidad y la mortalidad asociadas al consumo de tabaco, y que las comunidades han "avanzado mucho" en el establecimiento de programas de deshabituación tabáquica en los centros de salud.

Para seguir en esta línea, proponen disponer de programas de formación destinados a favorecer la deshabituación del personal médico y de Enfermería en los servicios y consultas donde se atienda a pacientes con EPOC, valorar la financiación de los tratamientos farmacológicos e implantar sistemas para monitorizar la adecuación de dichos tratamientos.

Además, se propone realizar al menos una revisión anual y fomentar las actividades de rehabilitación y mejora de condición física de estos pacientes, e implantar programas de rehabilitación respiratoria en Atención Primaria.

De igual modo, aconsejan implantar progresivamente dispositivos de oxigenoterapia y otras terapias respiratorias domiciliarias que permitan la movilidad del paciente y sus desplazamientos dentro y fuera de su comunidad.

La estrategia también se centra en mejorar el diagnóstico de la EPOC, para lo que proponen realizar una espirometría con prueba de broncodilatación a todos los mayores de 40 años que presenten una historia de tabaquismo (actual o pasada), equivalente a fumar 20 cigarrillos al día durante 10 años.

Fuente: medicinatv.com

Comentario de José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico de Familia. Representante de SEMERGEN en el CNPT: 

Sin lugar a dudas el consumo de tabaco está íntimamente ligado a padecer enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y otras patologías respiratorias como el cáncer de pulmón. Cuanto mayor es el grado de tabaquismo de un paciente fumador, mayor posibilidad tendrá de desarrollar enfermedades pulmonares.
Si repasamos los últimos datos de 2012 del Instituto Nacional de Estadística (INE) en relación a las causas de fallecimientos en España, podemos observar que las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, ocupan el quinto lugar, y que cuando desagregamos por sexo, en el hombre, ascienden al tercer lugar.
Se sabe que el primer y mejor tratamiento para una persona que padece EPOC, es dejar de fumar. Dejar de fumar es la medida más importante y más coste-efectiva para detener la evolución de la EPOC, retrasa la pérdida de la función pulmonar y mejora la supervivencia, incluso en la EPOC grave.

El Sistema Nacional de la Salud, financia los tratamientos farmacólogicos de la EPOC, que por cierto no son baratos, sin embargo no financia los tratamientos farmacológicos para  el paciente que quiere hacer un intento serio para dejar de fumar, incremente sus posibilidades de éxito.

Ahora Sanidad, estudia financiar los tratamientos para dejar de  fumar, en pacientes con EPOC. Este es el camino correcto, y no solo financiar los tratamientos en pacientes con Epoc, sino también en pacientes con enfermedades cardiovasculares, e incluso en pacientes que solo padecen de tabaquismo, para que dejen de fumar y de esta manera evitar que adquieran enfermedades asociadas al consumo de tabaco.
Es una inversión que el Sistema Nacional de la Salud debe realizar, ya que obtendrá beneficios.
Los tratamientos farmacológicos  del tabaquismo no sólo son clínicamente efectivos, sino que también son coste-efectivos. Los tratamientos del tabaquismo son coste-efectivos en relación con otras intervenciones
médicas tales como el tratamiento de la hipertensión, la hiperlipemia y otras intervenciones preventivas tales como la mamografía periódica De hecho, se ha considerado que el tratamiento del tabaquismo es el patrón de referencia del coste-efectividad de la asistencia sanitaria. Los tratamientos del tabaquismo siguen siendo muy coste-efectivos, incluso aunque una sola aplicación de cualquier tratamiento efectivo del tabaquismo pueda producir la abstinencia en sólo una pequeña proporción de fumadores. Finalmente, las intervenciones de base científica para el tratamiento del tabaquismo producen una restitución favorable de la inversión desde la perspectiva  de los planes sanitarios debido a una reducción del consumo y de los costes sanitarios.