El Supremo de EE.UU. rechaza apelaciones de tabacaleras y las obliga a indemnizar a las víctimas

El Tribunal Supremo de Estados Unidos desestimó hoy estudiar las apelaciones presentadas por las tabacaleras contra diez sentencias que les obligan a pagar indemnizaciones

El Tribunal Supremo de Estados Unidos desestimó hoy estudiar las apelaciones presentadas por las tabacaleras Philip Morris USA, Lorillard y Reynolds Tobacco contra diez sentencias que les obligan a pagar indemnizaciones que en total ascienden a 64 millones de dólares.

Al rechazar estos casos, el alto tribunal estadounidense mantiene en vigor lo establecido por los tribunales de Florida, que sentenciaron a las tabacaleras a abonar estas multas y compensaciones a fumadores enfermos o a sus familias.

Reynolds Tobacco, con ocho de los diez casos, Philip Morris USA y Lorillard, alegaban que no habían tenido ocasión de defenderse en los juzgados de Florida, aunque el Supremo desestimó sus peticiones sin explicar su dictámen.

La decisión del Supremo estadounidense de hoy es el último capítulo de una batalla judicial que se ha prolongado ya durante dos décadas, la del conocido como "caso Engle".

En 1994, centenares de fumadores o familiares de fumadores de Florida que aseguraban que habían enfermado o muerto por culpa de enfermedades vinculadas al tabaco presentaron una demanda colectiva contra las grandes tabacaleras, que resolvió un jurado en 2000 con una indemnización de 145.000 millones de dólares.

Sin embargo, el Tribunal Supremo de Florida tumbó esta decisión en 2006, porque consideraba que las condiciones médicas de los demandantes eran demasiado diversas como para proceder como colectivo, pero les animó a seguir con sus casos de forma individual.

Desde entonces, las empresas han afrontado centenares de denuncias por daños asociados al tabaquismo, como las diez cuyas apelaciones el Supremo desestimó hoy.

El máximo tribunal estadounidense ha rechazado repetidamente entrar en estos casos, ya que se trata de la octava decisión de estas características que se produce en los últimos siete años.

Fuente: Noticias La información

Comentario: Emilio Salguero Chaves, médico de familia. Grupo de Abordaje al Tabaquismo de SemFYC y representante de Extremadura en el CNPT.
 
Como médico, como “luchador” contra este mortífero consumo de cigarrillos, creo que la noticia es buena, en el sentido que perjudica económicamente a las compañías tabaqueras (por lo que en cierto sentido las debilita), aunque desconozco el peso relativo que ello tiene respecto a las decisiones futuras de estas empresas… Creo que esto no influirá mucho a la hora de dejar de elaborar y ofrecer sus productos, pero desconozco el alcance completo de la decisión judicial, y el daño económico real a estas empresas.

Cabe pensar asimismo que esta noticia puede animar a otras personas enfermas o a familiares de enfermos y fallecidos por enfermedades derivadas del consumo de tabaco a emprender demandas semejantes, y con ello multiplicar el daño económico citado, que además debería obligar a las tabaqueras a incrementar la información ofrecida, a extremar las precauciones respecto a los posibles consumidores de sus productos.

Desde luego, la “guerra” contra el tabaquismo se está ganando con múltiples “batallas”, y esta puede ser una de ellas, una ¿pequeña? victoria que puede también contribuir a lo que todos deseamos: un mundo sin tabaco, sin fumadores. Un mundo sin sufrimiento, sin muertes prematuras… por inhalar el humo del tabaco al quemarse.