El consumo de tabaco está detrás del 14% de casos de Alzheimer

La OMS recuerda los efectos menos conocidos de los cigarrillos

El consumo de tabaco es un factor de riesgo para el desarrollo de una demencia ya que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), puede estar detrás de hasta el 14% de los casos de Alzheimer.

Este organismo de Naciones Unidas ha publicado este miércoles el primero de una serie de documentos que alertan de los riesgos para la salud del tabaco, a fin de resumir la evidencia científica que hay actualmente sobre este tema.

Aunque los efectos perjudiciales más conocidos del consumo de tabaco son los de tipo cardiovascular, que lo relacionan con un mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares o enfermedad coronaria, los autores de dicho informe recuerdan que fumar aumenta los niveles de homocisteína plasmática, un factor de riesgo que también está relacionado con varios tipos de demencia.

Asimismo, acelera la aparición de arterioesclerosis, un endurecimiento de los vasos sanguíneos del corazón y cerebro que puede privar a las neuronas del oxígeno que necesitan; y también puede causar estrés oxidativo, que conduce a la muerte neuronal y se asocia a una peor respuesta inflamatoria que también se da en pacientes con Alzheimer.

Pero la relación entre el tabaco y el Alzheimer no solo afecta a los fumadores, apunta la OMS, ya que la exposición al humo del tabaco de segunda mano, lo que se conoce como tabaquismo pasivo, puede aumentar hasta un 78% el riesgo de demencia, especialmente cuando la exposición se produce en el domicilio.

Y del mismo modo, también aumenta el riesgo el consumo de otras formas de tabaco como el snus o tabaco masticable, ya que se trata de una sustancia que contiene más de 2.000 sustancias químicas, incluida la nicotina.

"Como no hay tratamientos disponibles en la actualidad para curar o alterar el curso progresivo de la demencia, es esencial identificar los factores de riesgo modificables para la reducción de la aparición de la enfermedad, retrasar su aparición o reducir su carga", defiende la OMS, que asegura que hay estudios que han demostrado que dejar de fumar reduce el riesgo de desarrollar Alzheimer.

Fuente: El mundo

Comentario: Dra. Rosana Mainar Sancho. Médico Especialista en Geriatría. Representante de la SEGG en el CNPT:

  Como ya comentábamos en su momento y, a raíz de  otro artículo previo (“El Cerebro no se recupera nunca de la exposición a ciertos productos”- La RAZÓN 25/05/2014),  nuestra función cerebral puede verse afectada al estar en contacto con el tabaco.

   Con  este artículo, “El tabaco está detrás del 14% de casos de Alzheimer”, la OMS se implica  de veras  en este sentido y, a mi modo de entender destaca dos hechos reveladores:
1)-…”La relación entre el tabaco y el Alzheimer no solo afecta a los fumadores,  ya que la exposición al humo del tabaco de segunda mano, lo que se conoce como tabaquismo pasivo, puede aumentar hasta un 78% el riesgo de demencia, especialmente cuando la exposición se produce en el domicilio”..
2)-…” Hay estudios que han demostrado que dejar de fumar reduce el riesgo de desarrollar Alzheimer”
  En este sentido, el tabaco convierte la Enfermedad de Alzheimer en un problema de Salud Pública. Si dejar de fumar reduce el  riesgo de desarrollar esta devastadora enfermedad y encima evita que las personas que nos rodean puedan desarrollarla, entonces está en nuestras manos el controlar buena parte de esta epidemia del Siglo XXI. Piénsenlo!

Dra. Rosana Mainar Sancho
(Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Médico Especialista en Geriatría. Representante de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) en el CNPT)