Un novedoso sistema de prueba de diagnóstico precoz del cáncer de pulmón reduce las muertes producidas por esta patología

El hospital San Juan de Dios es pionero en usar en Tenerife un tipo de TAC que permite detectar los tumores en estadíos tempranos de la enfermedad

El Hospital San Juan de Dios de Tenerife es pionero en aplicar en la Isla una nueva prueba de diagnóstico, basada en la realización de un TAC helicoidal (Tomografía Computarizada de ultrabaja dosis de radiación), que facilita la detección precoz del cáncer de pulmón entre las poblaciones con más riesgo de padecerlo, lo que contribuye a reducir de manera significativa la alta tasa de mortalidad que tiene esta patología.

Así lo explica el radiólogo del Hospital San Juan de Dios, Julián Fernández Ramos, quien asegura que "nos encontramos en la fase de aplicación clínica del TAC de baja dosis para la detección precoz del cáncer de pulmón". Publicaciones recientes demuestran que se amplía, en gran medida, las probabilidades de supervivencia de un grupo selectivo de sujetos sometidos a cribado de cáncer de pulmón, en tasas de 20%, con respecto a los estudios de establecidos hasta ahora con radiografía de tórax convencional.

En el informe Globocan 20012 (htttp://globocan.iarc.fr), realizado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), referidas a la frecuencia de cáncer en España en 2012, el cáncer de pulmón es el segundo en incidencia en el varón y el cuarto en la mujer, pero tiene las cifras más altas de mortalidad (20,6%). La incidencia en Canarias (Fuente: OMS, Cancer Incidence in Five Continents, Canary Islands: 2003-2006), último registro actualizado, sitúa al grupo tráquea, bronquio, pulmón, con una frecuencia del 14,4% del hombre y del 4,6% para la mujer.
Por término general, los síntomas de cáncer de pulmón no suelen detectarse hasta que la enfermedad se encuentra en estado avanzando o se ha expandido a otras partes del cuerpo (metástasis), lo que reduce en gran medida las posibilidades de curación del paciente. Sin embargo, a través del TAC de baja dosis se obtiene un análisis mucho más detallado del pulmón, lo que permite detectar nódulos pequeños, con independencia de su tamaño, densidad o localización, antes de que el cáncer se desarrolle más. En este contexto, existen estudios que demuestran que el TAC detecta 10 veces más cánceres de pulmón que la radiografía de tórax convencional empleada hasta ahora o permite identificar lesiones de las denominadas "subsólidas" donde subyace malignidad con un rango del 34%, solo accesibles al diagnóstico con TAC.

Además, "la detección precoz da opción al uso de nuevas terapias mínimamente invasivas para extinguir el tumor, sin necesidad de hacer cirugía clásica, lo que produce menos deterioro físico en el paciente, reduce su periodo de hospitalización y recuperación", añade Julián Fernández.
El Hospital San Juan de Dios de Tenerife dispone desde septiembre de 2013 de un TAC helicodial de Ultrabaja dosis, Aquilion RXL16 cortes, con reconstrucción Iterativa AIDR 3D, que obtiene rangos de reducción de dosis del 30%-60%, con respecto al TAC convencional, según la región anatómica y tipo de estudio realizado. Esta tecnología permite realizar pruebas de diagnóstico precoz de cáncer de pulmón en la población de alto riesgo, asumiendo las recomendaciones de las sociedades científicas.

Según detalla Julián Fernández, se trata de una prueba rápida, indolora y no invasiva, sin efectos secundarios inmediatos. Dado que el paciente es expuesto a dosis bajas de radiación, sólo se recomienda realizarla en aquellas personas en las que existe alto riesgo de padecer la enfermedad.

Dejar el tabaco, la clave

En el grupo de estudio, se han incluido como personas con alto riesgo a aquellas que tienen entre 55 y 74 años, cuentan con un historial de tabaquismo de un paquete al día durante 30 años y en la actualidad fuman o han dejado de fumar en los últimos 15 años. El tabaco es responsable de aproximadamente el 90% de los cánceres de pulmón. El otro 10% se debe a exposiciones profesionales a otras sustancias, como el amianto.
Julián Fernández asegura que "la verdadera y más efectiva manera de reducir el riesgo de cáncer es dejando de fumar, aunque si la persona tiene un alto riesgo de padecer esta enfermedad y desea hacerse una prueba para determinar si tienen lesiones sospechosas de cáncer, lo mejor es que acudan a un centro con tecnología y experiencia en la detección", añade. Sólo en estos centros, dotados de la tecnología del TAC y de los equipos profesionales multidisciplinares adecuados, se puede dar una respuesta técnica y humana a los procesos que se generan a continuación, como son: la interpretación rigurosa de las imágenes, las pruebas invasivas para establecer el diagnóstico de certeza "biopsia pulmonar con guía de TAC", y otros múltiples eventos en los cuales se puede ver implicado un sujeto previamente sano, con el menor riesgo.

San Juan de Dios incluye técnicos especialistas TER con amplia formación y experiencia, enfermería radiológica. En concreto, para esta área cuenta con el doctor Bonilla Arjona, radiólogo con experiencia en TAC y en la patología torácica.

Fuente: La opinión

Comentario. José-Luis Díaz-Maroto Muñoz. Médico de familia. Representante de Semergen en el CNPT

Sin lugar a dudas el diagnóstico del cáncer de pulmón en estadios iniciales mediante la tomografía computarizada de baja dosis es muy interesante.
Se conoce que cuando se detecta o se diagnostica un cáncer de pulmón, es cuando se presentan síntomas, que fundamentalmente consisten en tos, hemoptisis, y dolor de tipo pleurítico. Y que la supervivencia es del 12% a los cinco años, además cada año, solo en España, se diagnostican 20.000 nuevos casos. Por lo tanto tenemos dos problemas, la elevada frecuencia y la tasa de mortalidad muy alta.

Con el TAC de baja dosis se obtiene un análisis mucho más detallado del pulmón, lo que permite detectar nódulos pequeños, con independencia de su tamaño, densidad o localización, antes de que el cáncer se desarrolle más. Ahora hay que analizar si dicha prueba se debería utilizar como cribado en la población fumadora, para la detección del cáncer de pulmón,  de la misma forma que se realiza la detección precoz del cáncer de mama, mediante la mamografía periódica, o que dicho cribado se debería utilizar solo en poblaciones especiales de fumadores, con algunas características como indica el artículo, es decir, fumadores que lleven por lo menos 30 años fumando, y fumen en torno al paquete diario. En cualquier caso y dada la elevada incidencia del cáncer de pulmón, y también lo que cuesta el tratamiento, para obtener pobres resultados, la inversión en el diagnóstico precoz la considero acertada.

Serían las sociedades científicas las que indicarían a la administración mediante los estudios pertinentes, a qué  grupo de fumadores se les debe hacer el cribado de cáncer de pulmón de forma sistemática, y realizar estudios económicos de coste-efectividad, para implementar dicho cribado.
En cualquier caso, y como se sabe que el consumo de tabaco es el responsable del 90% de los cánceres de pulmón, las mejores medidas serían, la primera no fumar, y la segunda ayudar a nuestros pacientes fumadores a que dejen de fumar lo antes posible.