El tabaco: la primera causa de de ictus o infarto cerebral en personas jóvenes

El ictus o accidente cerebrovascular es la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en hombres

El tabaco tiene innumerables consecuencias negativas para la salud de las personas, especialmente de las más jóvenes. Con motivo del Día Mundial del Ictus, el Consejo de Enfermería de la Comunitat Valenciana y los Colegios de Enfermería de Castellón, Valencia y Alicante han asegurado que el tabaquismo es la primera causa de accidente cerebrovascular en personas jóvenes. El ictus o accidente cerebrovascular es la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en hombres. También es la primera causa de discapacidad grave y de demencia.

El tabaco tiene, en esto, una enorme responsabilidad, ya que es el principal factor de ictus o de infarto cerebral en personas jóvenes. Eliminar el tabaquismo, por tanto, podría hacer que disminuyera el riesgo de padecer este tipo de accidentes cerebrovasculares y sus negativas consecuencias. “El riesgo de padecer un ictus aumenta de forma proporcional a la cantidad de cigarrillos que se fuman cada día”, explican. “Suprimir el tabaco reduce el riesgo entre 3 y 5 años”, continúan.

Los ictus son más frecuentes en personas a partir de los 60 años, aunque un 15 % de los casos ocurren en personas menores de 45. Tener hipertensión arterial es una de las causas principales para tener un infarto o una hemorragia cerebral, además del tabaco y otros factores como el sedentarismo, el consumo excesivo de alcohol, la diabetes o el colesterol.

Fuente: Ahorasaludybienestar.com

Comentario realizado por Dra. Regina Dalmau González-Gallarza, Cardióloga, representante de la SEC y miembro de la Junta Directiva del CNPT.
 
El tabaquismo es un factor independiente de riesgo cardiovascular, y aumenta la morbimortalidad cardiovascular de cualquier causa. Es además el principal factor de enfermedad cardiovascular prematura (sea ictus, infarto de miocardio, o arteriopatía periférica). En general, existe escasa sensibilización en la población general sobre los daños cardiovasculares del tabaco. El tabaco actúa "por la vía lenta" acelerando los procesos de ateroesclerosis y adelantando sus estragos, y "por la vía rápida" favoreciendo los fenómenos trombóticos, como causa principal de cualquier tipo de infarto. El tabaco promueve además la aparición de factores de riesgo como la HTA, la dislipemia y la diabetes, lo que contribuye a incrementar exponencialmente el riesgo cardiovascular. La enfermedad cardiovascular prematura es una causa importante de pérdida de años de vida, y sobre todo de calidad de vida, además de tener un impacto social y económico muy importante. Evitar o abandonar el tabaco es la principal herramienta de prevención.