La mortalidad femenina a consecuencia del cáncer de pulmón en España aumenta en un 80% en los últimos 10 años

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2012 fallecieron 17.661 varones y 3.826 mujeres debido a este tumor.

Cada año se diagnostican en España 25.000 nuevos casos de cáncer de pulmón una enfermedad que seguirá en aumento en los próximos años, por lo que se irán rebasando estas cifras, a pesar de los esfuerzos por concienciar a la población para evitar los factores de riesgo más directos. Mientras que, en España, la mortalidad en hombres tiende a la estabilización o desciende mínimamente, la mortalidad en mujeres ha aumentado en un 80% en tan sólo 10 años. Las cifras corresponden al último de los informes del Instituto Nacional de Estadística, de 2012. Ese año fallecieron por cáncer de pulmón 17.661 hombres y 3.826 mujeres. Una de las razones del aumento de esta enfermedad en las mujeres es que éstas se incorporaron masivamente al consumo de tabaco más tarde que el hombre, fundamentalmente en la década de los años setenta.

Coincidiendo con la celebración, este 17 de noviembre, del Día Mundial del Cáncer de Pulmón, el doctor José Luis Díaz-Maroto, coordinador nacional del Grupo de Tabaquismo de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), recuerda que “aunque los tratamientos ofrecen cada día mejores resultados -los más eficaces actualmente son la quimioterapia, la radioterapia y, en las etapas de inicio, la microcirugía-, el cáncer de pulmón tiene una elevada letalidad y ocasiona un gran sufrimiento a las personas, a las familias y a la sociedad en su conjunto”.

El Dr. Díaz-Maroto sostiene, asimismo, que, “dado que el cáncer de pulmón está relacionado, en un 90% de los casos, con el consumo de tabaco, los profesionales de la salud de Atención Primaria tenemos un papel muy importante en relación a la promoción de la salud y a la prevención de la enfermedad”.

Para este experto, “es muy relevante nuestra  intervención en las consultas del niño sano, así como nuestra presencia en los colegios e institutos, para fomentar que los niños y los adolescentes no se inicien en el consumo de tabaco”. De hecho, advierte, si no se ataja el problema antes de que surja, los jóvenes que se inicien en el consumo del tabaco serán los enfermos del mañana.

“Una vez llega el paciente a nuestras consultas”, explica, “es muy importante realizar un diagnóstico preciso para establecer un tratamiento adecuado”. A pesar de la mejora en los tratamientos expone lo más determinante “es conseguir que nuestros pacientes fumadores abandonen el consumo de tabaco lo antes posible”.

Además, cuando el médico de AP está tratando esta enfermedad está evitando que el paciente progrese a otras enfermedades ocasionadas por el consumo de tabaco, como por ejemplo la bronquitis crónica, la enfermedad cardiovascular y el cáncer de pulmón. En definitiva, se está haciendo prevención; “hay que establecer protocolos de actuación en los equipos de AP para que entre todos, médicos y enfermeros, se haga un correcto abordaje del tabaquismo”.

Se sabe que la supervivencia del cáncer de pulmón una vez hecho el diagnóstico está en torno al 12% a los 5 años. Estos datos se pueden extrapolar al resto del mundo, en el que el consumo de tabaco es el factor de riesgo más importante, y causa de más del 20% de las muertes mundiales por cáncer en general, y alrededor del 70% de las muertes mundiales por cáncer de pulmón. Las cifras hablan por sí solas: se detectan alrededor de 1.400.000 nuevos casos de cáncer de pulmón cada año. La mayoría de los casos se diagnostican entre los 55 y los 75 años, con un pico de incidencia entre los 65 y los 70 años, aunque se ven casos desde los 35-40 años.

Para paliar esa mortalidad, indica el Dr. Díaz-Maroto, es imprescindible “que los niños y los jóvenes no se inicien en el consumo de tabaco, que los fumadores dejen de fumar lo antes posible y que no exista el tabaquismo pasivo”. Igualmente, señala que es fundamental que se hagan campañas de sensibilización dirigidas a la población y que los tratamientos para dejar de fumar sean accesibles y se financien por el Sistema Nacional de la Salud.

Fuente: Jano.es

Comentario realizado por Dr. José Luis Díaz Maroto, médico representante de SEMERGEN:
 
Dada la envergadura del problema, en relación al consumo de tabaco y cáncer de pulmón, es muy importante que desde todos los sectores se haga un esfuerzo en informar a la Población general y a los pacientes fumadores, que la prevención en este caso es la mejor
medida para no adquirir el cáncer de pulmón, y en este sentido lo mejor es no fumar, y Si se fuma dejar de fumar lo antes posible
El diagnóstico debe ser en el estadio inicial, para obtener los mejores beneficios, ya que los tratamientos aunque han mejorado ostensiblemente, ofrecen una supervivencia del 12% a los cinco años.

Por otro lado habrá que insistir a las administraciones sanitarias que es más coste-efectivo tratar a un paciente fumador que a un paciente con cáncer de pulmón, y que es muy importante facilitar el acceso a los tratamientos farmacológicos.

LA FRASE….
“NO FUMAR  Y  DEJAR  DE  FUMAR, LAS MEJORES MEDIDAS PARA NO ADQUIRIR UN CÁNCER DE PULMÓN”

Más información y nota de prensa