El CNPT alerta sobre el peligro de los dispositivos vaporizadores de cannabis y solicita su regulación

Solicita al Gobierno su regulación, tras la reciente polémica suscitada en Francia por la irrupción de estos dispositivos y la intención del gobierno galo de prohibirlos

La Ministra de Sanidad francesa mostró recientemente su propósito de prohibir los "porros electrónicos" por "incitar al consumo de marihuana", lo que ha generado un debate a nivel europeo sobre estos dispositivos que se presentan como "terapéuticos" ante la Sociedad.

A este respecto, el vocal del CNPT, el Dr. Joseba Zabala, ha manifestado a Médicos y Pacientes, que la directiva europea 2014/40/UE únicamente regula los dispositivos electrónicos de nicotina, quedando al margen de la misma este tipo de gadgets diseñados para liberación de cannabinoides o de cualquier otro fármaco. Y asegura que, en el corto espacio de tiempo en el que han proliferado estos dispensadores electrónicos, "no se dispone de evidencia que cuantifique los posibles beneficios y riesgos para la seguridad de sus usuarios".

En opinión de este experto "si la pretensión de los fabricantes de este dispositivo de liberación de cannabidiol CBD es terapéutica como parece ser, previo a su comercialización, debe de pasar todos los controles y ensayos clínicos para determinar indicaciones, posología,  efectos secundarios...como cualquier otro fármaco, debiendo de ser aprobados para su uso terapéutico por la Agencia Española del Medicamento y productos sanitarios"- aclara.

Respecto la situación actual en España, el Dr. Joseba Zabala denuncia que "se están comercializados dispositivos vaporizadores de cannabis fácilmente accesibles en tiendas cannabicas y por internet", ante lo cual, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, en aplicación del principio de precaución en salud pública, "expresa todas sus reservas a la hora de presentar a la población general este tipo de dispositivos para el uso de drogas ya sean legales o ilegales como algo terapéutico, inocuo, y mucho menos como alternativas sociales y comerciales a cigarrillos o a porros".

Para el CNPT se debe de transmitir de forma clara y crítica a la ciudadanía y sobre todo a los más jóvenes, el error de que lo terapéutico es bueno por definición, pues este mito está en la base de la baja percepción de riesgo que exhiben ante el cannabis los más jóvenes.

Según datos del Observatorio Europeo de las Drogas, España continua entre los países de máximo consumo de cannabis en el tramo de 15 a los 34 años, donde el consumo de esta sustancia alcanza un 17 %.

En este sentido el vocal del CNPT solicita a la Administración que regule este tipo de dispositivos independientemente de que la sustancia dispensada sea nicotina o cualquier otro fármaco y reclama que sea la comunidad científica quien ponga en evidencia los riesgos individuales y sociales derivados de su utilización,  tanto para los usuarios activos como para los pasivos que inhalan de forma involuntaria los vapores y gases derivados.

EL CNPT aboga por equiparar el uso público del E-Cig al tabaco convencional

En relación a la señalización del cigarro electrónico, el Dr. Joseba Zabala considera  que con el objetivo de evitar la normalización y el acceso de los menores a este tipo de prácticas de vapeo y de impedir que su utilización pública suponga un fraude a la Ley de espacios sin humo 42/2010, unánimemente respaldada por la población española, el CNPT defiende que se amplíe la actual  regulación (Marzo 2014 Ley de Defensa del Consumidor) en la línea del Gobierno Vasco que apuesta decididamente por equiparar el uso público del E-Cig al tabaco convencional a todos los efectos y en todos los lugares, incluida la hostelería.

Fuente: Médicos y pacientes