La mortalidad por cáncer de pulmón de las mujeres supera a la del de mama

Una de cada dos personas que nace en España padecerá cáncer

El cáncer de pulmón ha desplazado al de mama como primera causa de muerte por cáncer entre las mujeres en Europa. El desplazamiento se debe a una tendencia de signo opuesto en la evolución de ambos tumores. La mortalidad por cáncer de mama ha descendido en las últimas décadas gracias al espectacular avance en la aplicación de los tratamientos. La aparición de nuevas dianas terapéuticas y la extensión del diagnóstico precoz gracias a los programas de cribaje han permitido elevar la tasa de curación a más del 85% de los casos. En el cáncer de pulmón, en cambio, la tendencia es la contraria. El número de nuevos casos diagnosticados entre las mujeres aumenta cada año, sin que la enfermedad se haya beneficiado de avances importantes en el desarrollo de nuevos tratamientos.

El resultado es que mientras en las mujeres la mortalidad por cáncer de mama descendía en Europa un 9% entre 2009 y 2015, la de pulmón se elevaba un 10%. Lo dramático es que mientras las causas del cáncer de mama siguen siendo desconocidas y, por tanto, no puede prevenirse, el de pulmón está asociado en el 90% de los casos a una causa perfectamente evitable, el tabaquismo. Su incremento en las mujeres es una consecuencia tardía de su incorporación masiva a este insalubre hábito.

Se estima que entre el pico de la epidemia de consumo de tabaco y el pico de la epidemia de muertes por cáncer de pulmón pasan entre 20 y 30 años. Las mujeres pagan ahora un alto precio por lo que en su momento vivieron como signo de libertad y modernidad; el mismo que antes ya pagaron los hombres. El cáncer de pulmón masculino llegó a alcanzar en los noventa una tasa de mortalidad de 50 casos anuales por cada 100.000 hombres. Las medidas antitabáquicas lograron reducir el consumo y la mortalidad fue cayendo hasta la tasa actual de 35. En las mujeres es ya de 14,24, y en los próximos años seguirá creciendo, en paralelo al aumento del consumo de tabaco a partir de los años setenta.

Estas cifras nos enseñan algunas lecciones. La primera, que tardamos demasiado en aplicar medidas de prevención. Cuando se empezó a legislar contra el tabaquismo hacía ya mucho tiempo que había evidencia científica del daño que causa el tabaco. En España tardamos más que en otros países y ahora pagamos las consecuencias. Esto no debe llevarnos a la resignación, sino a todo lo contrario: a intensificar la lucha contra el tabaquismo.

Fuente: El País

Comentario realizado por el Doctor José Luis Díaz-Maroto Muñoz, representante de SEMERGEN en el CNPT

La tasa de mortalidad femenina por cáncer de pulmón superará este año a la del cáncer de mama en la Unión Europea (UE), según un estudio publicado  en la revista británica Annals of Oncology. Una predicción elaborada por investigadores de las universidades de Milán (Italia) y Lausana (Suiza) señala que la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón se situará este año en 14,24 mujeres por cada 100.000, mientras que por cáncer de mama será de 14,22.

El profesor de la facultad de medicina de la universidad de Milán Carlo La Vecchia, uno de los autores de la investigación, matizó que "hay que ser cautos con estas cifras ya que son predicciones y los resultados en 2015 no se conocerán hasta dentro de tres o cuatro años". "Las mujeres británicas y polacas han presentado mayores tasas de mortalidad por cáncer de pulmón ya que comenzaron a fumar durante la II Guerra Mundial, mientras que en el resto de países europeos fumar no fue una práctica extendida entre las mujeres hasta después de 1968", destacó La Vecchia.

Y que está ocurriendo en España en relación a la mortalidad por estos dos cánceres, el de mama y el de pulmón en mujeres. Pues sin lugar a dudas lo más sensato es revisar los datos que nos proporciona el Instituto Nacional de Estadística (I.N.E), en una proyección de doce años, en relación a las defunciones según las principales causas de muerte. En este sentido las mujeres fallecidas por cáncer de mama en 2001 fueron 5.914, y por cáncer de pulmón, 1.956. Mientras que los datos proporcionados en el año 2012, son los siguientes, mujeres fallecidas por cáncer de mama, 6.282, y por cáncer de pulmón 3.826 mujeres. Ahora con estos datos podemos inferir lo siguiente:

1. La mortalidad por cáncer de pulmón en mujeres españolas en el periodo de tiempo 2001-2012 ha  aumentado un 95%
2. Dicha mortalidad no supera la mortalidad por cáncer de mama, pero la trayectoria es que en pocos años se consiga
3. La mortalidad por cáncer de mama en mujeres españolas en el periodo de tiempo 2001-2012, se mantiene estable, aumentando un 5%

Como  reseña el artículo que comento, lo dramático es que mientras las causas del cáncer de mama siguen siendo desconocidas y, por tanto, no puede prevenirse, el de pulmón está asociado en el 90% de los casos a una causa perfectamente evitable, el tabaquismo. Su incremento en las mujeres es una consecuencia tardía de su incorporación masiva al consumo de tabaco, y por lo tanto es fundamental en primer lugar la prevención, es decir no fumar, y en segundo lugar hacer un diagnóstico precoz, para ofrecer un tratamiento adecuado de la enfermedad del tabaquismo, que intente por todos los medios a nuestro alcance que las mujeres fumadoras no adquieran un cáncer de pulmón, de trágicas consecuencias, ya que las cifras que nos ofrecen los expertos apuntan a que la supervivencia a los 5 años es tan solo del 12%

En la segunda parte de mi comentario me gustaría resaltar y entroncar esta noticia con la celebración el día 4 de febrero del Día Mundial contra el Cáncer, con el lema: “A nuestro alcance”. Este lema si que se ajusta perfectamente a que disminuya de forma importante el cáncer de pulmón, ya que tenemos a nuestro alcance muchas medidas para evitar el consumo de tabaco, desde la prevención, al diagnóstico y al tratamiento, desde la educación sanitaria a las campañas sanitarias, y desde las medidas políticas a la legislación uniforme a nivel mundial

La Organización Mundial de la Salud, destaca que se podría evitar un 30% de la mortalidad por todo tipo de cáncer si se instaurasen las siguientes medidas:

1. Comida sana y evitar la obesidad
2. Hacer ejercicio
3. Tomar el sol con precaución
4. Consumo moderado de alcohol
5. NO FUMAR

Son medidas en principio fáciles de aplicar……
Me gustaría terminar mi comentario con una gran frase pronunciada por el gran maestro en tabaquismo, el profesor de la Universidad de Oxford de Reino Unido, Sir Richard Peto: “Si las mujeres fuman como los hombres, ellas morirán como los hombres”