El Gobierno quiere prohibir los cigarrillos de vapor en sitios cerrados

Los dispositivos ya están vetados en transporte y edificios públicos. Sanidad estudia equiparar el uso del cigarrillo electrónico al del tabaco

El Gobierno quiere equiparar la regulación de los cigarrillos electrónicos a la del tabaco. La decisión ha sido admitida hoy por el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, aunque advirtió que él aún no había firmado ninguna enmienda al respecto. Si sale adelante, se prohibirá usar los dispositivos de vapor en todos los lugares públicos cerrados, aparte de mantener las restricciones a la publicidad y venta a menores que ya están en vigor. Tampoco se puede ya usar cigarrillos electrónicos en medios de transporte públicos y edificios como colegios y hospitales.
El Gobierno, a falta de una ley sanitaria en la que colocar la medida, va a aprovechar el trámite de la llamada ley de segunda oportunidad, que regulará el proceso cuando alguien que monte un negocio fracase.

La patronal del sector, ANCE, ya se esperaba esta decisión. De hecho, la semana pasada envió una carta al ministro, Alfonso Alonso, recordándole que ya había puesto en marcha unas medidas de autocontrol y que la UE no obliga a esta equiparación. Además, insiste —y en eso incluso coincide con el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT)— en que el cigarrillo electrónico es menos peligroso que el tabaco fumado, aunque la CNPT es favorable a la prohibición hasta que haya estudios definitivos al respecto. ANCE también quiere que esos trabajos se efectúen, y precisamente este lunes anunció uno con la Universidad de Valencia para medir la composición del vapor y el tiempo que las sustancias perviven en la atmósfera.

Fuente: El país

Comentario del CNPT:
 
Desde el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo aplaudimos esta iniciativa legislativa del Gobierno porque va a repercutir positivamente en la prevención del tabaquismo y en la promoción de la salud de la población. Sin duda es un avance más en el control de la epidemia del tabaquismo en nuestro país.
 
Cada vez son más las evidencias de la no inocuidad del vapor de los cigarrillos electrónicos y de su influencia como puerta de entrada al consumo de tabaco en jóvenes. Por ello, y ante la experiencia vivida con los productos del tabaco hay que ser prudentes y restringir al máximo su uso en lugares públicos para proteger la salud de la población. También conocemos que las medidas regulatorias parcialmente restrictivas no obtienen resultados positivos, tal y como pasó con la anterior ley del tabaco que permitía fumar en espacios de hostelería.
 
Por otra parte, no hemos de olvidar que aun siendo necesarias más investigaciones sobre sus efectos en la salud, estas han de ser independientes y no estar financiadas o apoyadas por industrias o instituciones cuyo único interés es obtener beneficios económico.