El CNPT, a favor del envasado genérico de los cigarrillos

El CNPT ha instado al Gobierno español para que apoye una iniciativa de la OMS relativa a que los paquetes de cigarrillos sean simples cajetillas similares unas de otras.

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaco (CNPT), que agrupa a miles de profesionales sanitarios españoles comprometidos con la prevención y control del tabaquismo, ha instado al Gobierno español para que apoye una iniciativa de la OMS relativa a que los paquetes de cigarrillos sean simples cajetillas indistiguibles unas de otras, sin colorido, logotipos específicos y carentes de publicidad y promociones dentro y fuera del propio paquete.

Dicha iniciativa que ha tenido acogida en países como Australia, también está siendo considerada por la Unión Europea. El envasado genérico, en efecto, se contempla ya en el Convenio Marco de Control del Tabaquismo, auspiciado por la OMS, que ha firmado nuestro país junto a otros 170 gobiernos. Y es un asunto que ahora mismo se discute en la UE por si se incluye en la revisión de la Directiva Europea sobre los productos del tabaco, según explica dicho Comité en un comunicado. Como se puso de relieve en un encuentro científico llevado a cabo la pasada semana en la sede del Parlamento europeo en Bruselas, organizado por la Smoke Free Partnership y al que asistió una delegación del CNPT español, eurodiputados, representantes de distintos gobiernos europeos y muchos expertos en la cuestión tienen el convencimiento de que tras la prohibición de la publicidad en la mayoría de los países de la UE, la industria tabacalera ha concentrado su estrategia de promoción en los envases de sus productos, dirigiendo su atención en especial a jóvenes y mujeres. “Se están diseñando paquetes más atractivos, coloridos y con mayor glamour, con el objetivo de que los mecanismos inconscientes que orientan la psicología humana pierdan de vista el carácter nocivo del tabaco y fijen su atención en el sugerente envoltorio que presentan”, señalan desde el CNPT.

También lo dijo muy claro el comisario europeo de salud, John Dalli, en la reunión antes mencionada, al recordar que, actualmente, 13 millones de europeos sufren enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco, tantas como viven en Portugal, Holanda o Hungría, y que la gran mayoría empiezan a fumar antes de los 18 años, a menudo porque piensan que “es chulo”. La pregunta que el comisario dejó en el aire fue la siguiente: “Cuando los jóvenes ven un paquete de cigarrillos, ¿realmente entienden de qué va el producto, y cuáles son los riesgos para su salud?” El CNPT destaca una serie de ventajas con respecto a las cajetillas genéricas tales como el efecto menos "glamuroso" respecto al consumo de tabaco, desnormalizando y haciendo menos atractivo su consumo (sobre todo en mujeres y jóvenes); reduce las falsas creencias de que hay cigarrillos menos peligrosos para la salud; y funciona, ya que hay estudios que lo avalan. Además cuenta con el apoyo de la población, según las encuestas europeas realizadas al efecto; no incrementa el contrabando y es legal, ya que el uso de la marca es un privilegio y no un derecho de los fabricantes (supeditado en todo caso al interés general). Finalmente, el CNPT considera que en España el envasado genérico del tabaco "puede ser muy beneficioso al tener uno de los porcentajes de jóvenes fumadores más altos de Europa, sobre todo de mujeres jóvenes y estando demostrado que esta medida es especialmente eficaz para que menos jóvenes se "enganchen" al tabaco.